•  |
  •  |
  • END

Uno de los argumentos más populares de que Sarah Palin, la candidata vicepresidencial republicana, sabe de política internacional es que el estado donde vive, Alaska, “está cerca de Rusia’’.

Rusia y Alaska están separados por el estrecho de Bering, con algunas regiones de tierra firme escasamente pobladas por seres humanos. Alaska tiene más interacción con Canadá, con cuya provincia de Columbia Británica comparte una inmensa frontera, distante a su vez unos 800 kilómetros del territorio continental estadounidense.

Entre Estados Unidos y Canadá no ocurre ningún suceso de gran resonancia como para volver a alguien perito en relaciones internacionales, y Palin ha vivido casi toda su vida --tiene 44 años-- en el pueblito de Wasilla, que con menos de 8,000 habitantes es una de las poblaciones en desarrollo en el lado surcentral de Alaska, junto con Eagle River y Palmer.

La principal actividad económica de esta área la constituyen las plantas industriales de petróleo, el transporte, el turismo y dos bases militares estadounidenses.

Periodista de profesión y dos años gobernadora de Alaska elegida con un 51% de los votos, Palin no parece tener así conocimiento del mundo exterior como para ser presidenta de Estados Unidos en caso de que McCain, de 72 años, tenga que abandonar el cargo por causas de fuerza mayor, según dicen los críticos de la ex reina de belleza.

Una gran prueba
Quizá la mayor prueba para mostrar sus conocimientos del mundo exterior se presentará el 8 de octubre, cuando Palin se enfrente en un debate de campaña con Joe Biden, el candidato demócrata a la vicepresidencia seleccionado por Barack Obama --quien es muy versado en cuestiones globales-- justamente por sus conocimientos internacionales.

Puede que Palin no sea entonces rival para Biden, presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado.

Desde esa posición, Biden ha abordado con frecuencia temas de Latinoamérica, particularmente el estilo de gobierno del presidente venezolano Hugo Chávez; el Plan Colombia (el esfuerzo de gobiernos demócratas y republicanos que ha canalizado más de 5,000 millones de dólares contra las drogas y guerrillas en el país sudamericano desde 2000); y más recientemente la Iniciativa Mérida (también contra las drogas y violencia en México y Centroamérica).

Michael Shifter, Subdirector del Diálogo Interamericano, una organización de análisis regional en Washington, dijo que tratar de demostrar que Palin tiene experiencia en política internacional ‘’es bastante difícil’’.