•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) expresó hoy "preocupación y consternación" por el asesinato de menores en El Salvador y señaló el "hermetismo" de las autoridades en el recuento de esos crímenes.

El organismo internacional, en un comunicado, instó a "los tres poderes del Estado a mejorar y fortalecer, con carácter de urgencia, la implementación de leyes y promover un cambio de actitud que erradique la impunidad de quienes cometen este delito".

Subrayó "su preocupación y consternación ante estos crímenes", al señalar "la continuidad de asesinatos de niñas, niños y adolescentes salvadoreños que se ha venido registrando desde principios de este año 2012".

Esos asesinatos "siguen siendo contabilizados en total hermetismo por las autoridades correspondientes, lo que hace aún más difícil conocer hasta qué grado este flagelo va en aumento", agregó Unicef.

Precisó que "escasamente cifras de la Policía Nacional Civil hablan de 981 homicidios en menores de 18 años durante el año 2010, mientras que de enero a mayo de 2011 (siendo las cifras más recientes brindadas a Unicef), ese dato había alcanzado ya los 501 casos".

El representante del Unicef en El Salvador, Gordon Jonathan Lewis, expresó en el comunicado que "estas elevadas cifras son inaceptables y reflejan una realidad dura y triste para la niñez y adolescencia del país, la cual vive atemorizada, con el sonido de las balas y la constante amenaza de violencia como telón de fondo de su vida diaria".

Un reciente reporte del Instituto de Medicina Legal indicó que, de 410 asesinatos registrados desde el 9 de marzo hasta el 30 de abril pasados, 30 víctimas eran menores de 10 años y 92 tenían entre 11 y 20 años de edad.

La prensa local denunció esta semana el asesinato de dos estudiantes, de 16 y 17 años, en una zona rural del departamento de Morazán (noreste).

Desde el 8 de marzo, según las autoridades salvadoreñas, el promedio diario de homicidios ha bajado de 14 a alrededor de cinco por una "tregua" pactada entre las principales pandillas que operan en el país.

De acuerdo con un informe de la Policía, entre el 8 de marzo y el 18 de junio se registraron 603 asesinatos, 591 menos (el 49,4 por ciento) que en el mismo período de 2011, cuando fueron 1.194.

El representante de Unicef enfatizó, según el comunicado del organismo, que "este es un momento para que la sociedad civil se manifieste indignada por el fenómeno de asesinatos en niñas, niños y adolescentes".

Lewis remarcó que "la violencia contra las niñas, los niños y los adolescentes daña profundamente no solamente a sus víctimas sino también a sus familias, amigos y comunidades".

"Sus efectos se ven no sólo en la muerte, lesión y discapacidad, sino también en términos de reducción de la calidad de vida y empeoramiento de las condiciones para el futuro desarrollo social y económico del país", agregó.