•   St Paul, EEUU  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Partido Republicano se apresta a iniciar este lunes en St. Paul (Minnesota, norte) su convención para oficializar la candidatura de John McCain, con una agenda reducida por la emergencia del huracán Gustav, que se acerca a las costas de Estados Unidos.

Gustav desató fuertes vientos y lluvias y aunque fue degradado a categoría dos sigue siendo extremadamente peligroso, según el Centro Nacional de Huracanes (NHC). Su ojo tocaría tierra a mitad de la jornada mientras avanza en dirección a la costa sudoeste de Luisiana (sur).

"Una de las cosas que sabemos sobre los huracanes es que hacen lo impredecible", dijo McCain el domingo a periodistas en St. Paul por videoconexión. Por ello "suspendemos la mayoría" de las actividades del lunes.

"Espero y rezo para que podamos reanudar algunas de nuestras operaciones normales lo antes posible", añadió McCain, quien debía hablar ante unos 2.400 delegados de su partido reunidos en el estado agrícola de Minnesota el jueves.

El director de campaña del senador por Arizona (sur), Rick Davis, fue más específico y explicó que comenzarían la Convención "de una forma abreviada".

Davis sostuvo que habrá una conferencia de prensa diaria al mediodía hora local para anunciar, día por día, los planes para el evento, para el cual se esperaba una asistencia de unas 20.000 personas.

El responsable de campaña explicó que por las reglas del Partido Republicano se necesita de ciertos quórums para proclamar formalmente al candidato a la Presidencia, y esas reuniones se irán realizando en la medida de lo posible.

Los "planes (se harán) día por día", enfatizó, desechando especular sobre la posibilidad de que McCain no asista finalmente a la Convención que lo investirá candidato republicano.

Davis indicó que no han tenido contacto alguno con la campaña de su rival demócrata Barack Obama en relación a Gustav.

Antes del anuncio de McCain, la Casa Blanca había informado que el presidente George W. Bush y el vicepresidente Dick Cheney resolvieron no asistir a la Convención para concentrarse en las tareas de prevención que se adelantan en la zona de riesgo en Luisiana.

El gobierno de Bush fue fuertemente criticado en 2005 tras el paso del huracán Katrina, por la lentitud y escasez de la respuesta hacia las víctimas de aquel desastre natural, que dejó unos 1.500 muertos.

A su paso por Haití, República Dominicana y Jamaica, el ciclón dejó un balance estimado en 85 muertos. En Cuba, las ráfagas de viento alcanzaron los 340 km/h.

Nueva Orleans, símbolo de la devastación causada por Katrina tres años atrás, fue evacuada el domingo y en toda la región la cantidad de evacuados ronda los dos millones, en lo que medios norteamericanos consideran como la mayor evacuación de la historia del país.