•   La Habana, Cuba  |
  •  |
  •  |
  • AP

Cuba comenzó lentamente a volver a la normalidad el lunes tras el paso del huracán Gustav que atravesó la isla con vientos de 240 kilómetros por hora y provocó daños materiales en viviendas e infraestructura, pero no dejó pérdidas en vidas humanas.

''La reanimación ya está en marcha'', aseguró el periódico oficial Granma, órgano de difusión del Partido Comunista; ''Tras el huracán, la recuperación'', tituló el programa de este lunes la Mesa Redonda de la televisión cubana, que suele fijar la posición gubernamental sobre temas de actualidad.

Un fuerte sol y el regreso del calor despertó a los isleños tras un fin de semana en el cual 86.000 viviendas se perdieron o sufrieron daños, decenas de torres de alta tensión y postes fueron derribados, las comunicaciones y las cosechas resultaron afectadas, sobre todo de plátanos.

''No nos fue tan mal, hubo muchas rachas de viento'', dijo con alivio a la AP el pescador de 21 años Oreste Ernesto Dopico, entrevistado mientras usaba unas láminas de metal para componer el techo de su casa en la localidad de Batabanó a unos 50 kilómetros de la capital.

Un comunicado de la aeronáutica civil indicó que todos los vuelos se normalizaron y las autoridades indicaron que el comienzo del ciclo escolar inicialmente pospuesto será el martes.

En la Isla de la Juventud se averió el 100% del sistema eléctrico. Daños cuantiosos se produjeron también en Pinar del Río y el occidente de La Habana. No hay un estimado total de pérdidas.

El coronel Miguel Angel Puig miembro de la jefatura la Defensa Civil informó que hubo 19 heridos y que 467.000 recibieron alimentos y atención médica tras ser evacuadas y albergadas en centros estatales.

La Defensa Civil es un organismo de corte político y militar que coordina y tomas decisiones cuando la isla se ve amenazada ya sea por desastres naturales u otros.

''Conozco los descomunales esfuerzos que la revolución debe realizar cuando pasan por el territorio nacional los huracanes'', expresó el ex presidente Fidel Castro en una de sus habituales columnas de opinión en la prensa cubana.

''Ciento de millones de horas de trabajo se pierden en breve tiempo, cuando ráfagas de viento baten centros económicos y sociales de extensas áreas del territorio nacional. Interminables lluvias acompañan a estos fenómenos naturales'', lamentó.

Gustav atravesó de sur a suroeste de la isla con categoría cuatro (de cinco posibles) hasta internarse en el Golfo de México donde perdió parte de su fuerza. Los meteorólogos registraron una racha de viento récord de 340 kilómetros en las inmediaciones de Los Palacios por donde golpeo el ciclón.