•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los líderes de la Unión Europea decidieron el lunes en cumbre extraordinaria aplazar la próxima ronda de negociaciones sobre su asociación ampliada con Rusia hasta que dicho país retire sus tropas de Georgia.

"Mientras la retirada de las tropas (rusas de Georgia) no sea respetada, todas las reuniones sobre el acuerdo de asociación quedan aplazadas", anunció el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.

"Aplazamos todas nuestras reuniones sobre el acuerdo de asociación ampliada", que se iniciaron en julio, confirmó por su lado el presidente francés, Nicolas Sarkozy, presidente en ejercicio de la UE.

La próxima sesión negociadora estaba prevista el 15 de septiembre en Bruselas.

Este nuevo acuerdo tiene como objetivo profundizar los lazos entre la UE y Rusia, que ya están vinculados por un acuerdo de asociación desde 1997.

Barroso y Sarkozy, acompañados por el jefe de la diplomacia europea, Javier Solana, viajarán el 8 de septiembre a Moscú y Tiflis, para intentar hallar una solución al conflicto.

En virtud del acuerdo negociado por el presidente francés el 12 de agosto con sus homólogos ruso y georgiano, ambas partes declararon el alto el fuego tras un conflicto de cinco días que estalló cuando Rusia envió a sus tropas a territorio georgiano en respuesta a la ofensiva de Tiflis en la región separatista de Osetia del Sur.

El plan de paz prevé la retirada de las tropas rusas a las posiciones previas al inicio del conflicto, pero parte de ellas se mantienen en territorio de Georgia.

La semana pasada, el Kremlin dio un paso más en su desafío a Occidente al reconocer la independencia de Osetia del Sur y de la otra región separatista georgiana, Abjasia.

"Está claro que a la luz de los recientes acontecimientos, no podemos continuar como si no hubiese pasado nada", argumentó Barroso.

Aparte de la suspensión de las negociaciones, Sarkozy excluyó toda sanción formal contra Rusia por el momento.

"No lanzamos una guerra fría porque sí, no enseñamos nuestros bíceps, las demostraciones de fuerza, las fanfarronadas, las contrasanciones, esto no sería útil para nadie", declaró el presidente francés.

Según Sarkozy, hay que "dar una oportunidad a la diplomacia el 8 de septiembre. Si funciona, la UE habrá demostrado su eficacia, si no, nos reuniremos y tomaremos otras decisiones, pero hay que graduar las cosas".

El embajador de Rusia ante la UE, Vladimir Chizhov, deploró la decisión del Consejo Europeo de postergar las negociaciones de cooperación ampliada.

"Esperamos 18 meses para que la UE estuviera preparada", dijo Chizhov. "No necesitamos estas conversaciones o este nuevo acuerdo más que la UE", juzgó.

Los líderes de la UE mostraron su "satisfacción" por la decisión adoptada en la cumbre, en palabras del primer ministro británico, Gordon Brown, que había reclamado antes de su inicio que se suspendieran las negociaciones con Rusia.

La canciller alemana, Angela Merkel, así como otros líderes europeos que habían defendido una postura moderada frente a Moscú, principal proveedor energético de la Unión, aplaudió esta "señal de unidad desde Bruselas".

El presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, urgió a "restaurar la confianza con Rusia".

La declaración final de la reunión indica que la UE permanecerá "vigilante" en sus relaciones con Rusia, cuya evaluación debe "empezar ahora y continuar ante la perspectiva de la cumbre prevista en Niza el 14 de noviembre", entre Moscú y Bruselas.

Igualmente confirma su apoyo a Georgia y anuncia "el envío inmediato de una misión exploratoria" sobre el terreno para "reunir información y precisar las modalidades de un compromiso reforzado de la Unión Europea".

Bruselas organizará paralelamente en breve una conferencia internacional de donantes para contribuir a la reconstrucción en Georgia.

Según Barroso, el Ejecutivo comunitario ha concedido hasta el momento seis millones de euros a Tiflis, mientras que sus Estados miembros han donado nueve millones.