•   Mexico  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El candidato del PRI, Enrique Peña Nieto, fue ratificado como ganador de la elección presidencial en México, con 38.21% de los votos, según el cómputo oficial divulgado este viernes, un resultado que la izquierda asegura impugnará, porque fue logrado con compra de votos.

El candidato de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador, obtuvo el 31.59%, mientras la candidata del Partido Acción Nacional (PAN, en el poder), Josefina Vázquez Mota, el 25.41%, de acuerdo con el resultado oficial del Instituto Federal Electoral, IFE.

Este resultado final es muy similar a las cifras preliminares anunciadas la noche del domingo por el IFE, basado en una selección de mesas representativas, y que López Obrador se ha negado a aceptar.

“Tenemos más elementos para sostener la hipótesis de que la elección presidencial la compraron”, dijo en conferencia de prensa López Obrador, al anticipar que “procederá legalmente” y entregará pruebas de que los votos se pagaron en efectivo, con tarjetas, materiales de construcción y electrodomésticos.

El IFE debe entregar ahora el cómputo oficial al Tribunal Federal, que hasta el jueves de la semana próxima recibirá las impugnaciones y tendrá hasta el seis de septiembre para anunciar al nuevo presidente.

López Obrador mantendrá protesta

López Obrador reiteró que mantendrá su protesta en forma pacífica y “por la vía legal”, marcando diferencia con lo ocurrido en 2006, cuando sus partidarios bloquearon la capital mexicana por varias semanas para rechazar el resultado que lo dio perdedor por 0.56% ante Felipe Calderón.

La opción que seguramente utilizará es demandar ante el Tribunal Electoral al PRI, por gastar por encima de lo legalmente permitido --cerca de 30 millones de dólares por partido-- e intentar demostrar que parte de ese dinero se usó para comprar votos, estimaron analistas.

Con ello “estaría protegiendo la posibilidad de lanzarse de nuevo en 2018 y en caso de no ser el candidato, abriendo las opciones de la izquierda de llegar al poder”, explicó la analista política Ana María Salazar, exasesora de la Casa Blanca, en su columna del diario El Universal.

Cómputo demorado

El cómputo de votos en los 300 distritos en que se divide este país de 112 millones de habitantes, concluyó la mañana del viernes, con retraso de un día a lo esperado.

Benito Naciff, consejero del IFE, explicó que la demora se debió al “gran número de paquetes que fueron abiertos” y, en algunos casos, a prolongadas discusiones entre funcionarios electorales en torno a algunos votos que quedaban en duda.

En casi la mitad de unas 144,000 casillas --mesas de votación-- se realizó el recuento voto por voto, al detectarse inconsistencias en el conteo preliminar.

López Obrador, quien, al igual que lo hizo en 2006, había pedido que se recontaran todas las urnas, lamentó la decisión de las autoridades electorales de no hacerlo sino parcialmente.

El candidato de izquierda, que ha denunciado además una campaña de los grandes medios en favor del PRI, dijo que un equipo de su campaña prepara las pruebas y testimonios sobre la compra de votos.

“Se puede afirmar lo que sea, pero hay que presentar pruebas”, respondió a esa acusación Peña Nieto, en entrevista con el diario español El País publicada este viernes, tras insistir en que su elección fue limpia.

 

3 COLS - - - - -

--