•   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El emisario de la ONU y de la Liga Árabe Kofi Annan, autor de un plan de salida de crisis en Siria que se ha quedado en letra muerta, admite que "no ha tenido éxito" en su misión y es partidario de asociar a Irán a las negociaciones, en una entrevista al diario francés Le Monde.

"Esta crisis se prolonga desde hace 16 meses, pero comencé a involucrarme en ella hace tres meses. Se hicieron muchos esfuerzos para intentar resolver esta situación de forma pacífica y política. Es evidente que no tuvimos éxito. Y quizá no haya garantía alguna de que lo vayamos a tener", reconoció Annan.

"Pero ¿hemos estudiado alternativas? ¿Hemos puesto las otras opciones sobre la mesa? Le dije esto al Consejo de Seguridad de la ONU, añadiendo que esta misión no era indefinida en el tiempo", añadió.

Una resolución vinculante

La entrevista salió publicada al día siguiente de una reunión en París de los Amigos del Pueblo sirio, en la que más de 100 países árabes y occidentales pidieron al Consejo de Seguridad de la ONU que adopte una resolución vinculante con amenazas de sanciones contra Damasco.

El exsecretario general de las Naciones Unidas afirma que Rusia, próxima al régimen del presidente sirio Bashar al Asad, tiene un papel clave, y él se declara favorable a asociar a Irán al debate. A día de hoy, Moscú ha bloqueado todas las iniciativas de acción internacional contundente contra Damasco.

"Rusia tiene influencia pero no estoy seguro de que los acontecimientos dependan sólo de Rusia (...). Irán es un actor. Debería formar parte de la solución. Tiene influencia y no podemos ignorarlo", aseguró Annan.

Contra Irán

Estadounidenses y europeos se opusieron a que Irán, aliado del régimen de Damasco, asistiera a la reciente conferencia de Ginebra sobre Siria, debido sobre todo al conflicto acerca del polémico programa nuclear iraní.

La represión del movimiento de contestación popular y los combates entre fuerzas gubernamentales y opositores armados han causado más de 16.500 muertos desde marzo de 2011, según el opositor Observatorio Sirio de los Derechos Humanos, con sede en el Reino Unido.