•   Toribío, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Fuertes combates entre la policía de Colombia y las FARC se registraron hoy en el suroeste colombiano, lo que obligó a la población a abandonar sus viviendas y buscar protección en refugios cercanos según pudo constatar Efe en el lugar de los hechos.

Los lugareños, en su mayoría indígenas del pueblo Nasa o Paez, abandonaron sus viviendas en Toribío y se refugiaron en albergues cercanos para evitar quedar en medio del fuego cruzado.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), aprovechan lo escarpado del territorio y los cultivos de la población para esconderse y atacar a los policías que defienden esta zona.

Los miembros de las FARC lanzan cargas explosivas y otras veces hacen fuego con armamento pesado. Incluso tienen francotiradores que disparan desde algunas viviendas abandonadas por la población.

El alcalde de Toribío, el indígena Esequiel Vitonás, dijo a Efe por teléfono, que hasta el momento una profesora resultó herida leve al ser alcanzada por esquirlas de cargas explosivas.

Agregó que el Ejército hizo presencia e la zona a través del "avión fantasma" y de helicópteros.

Recordó que en los primeros seis meses de este año, las FARC han hostigado en diez ocasiones a esta población.

Añadió que hace un año los rebeldes hicieron explorar una camión cargado de explosivos que dejó cuatro muertos, destruyó 20 viviendas, mientras que otras 170 resultaron damnificadas.

El comandante de la Brigada Móvil número 28 del Ejército, coronel, Martín Hernando Nieto, dijo a Efe que al menos cinco personas, entre ellas cuatro menores de edad, resultaron heridos tras los ataques de las FARC a poblaciones del departamento colombiano del Cauca.

En Miranda, los ataques dejaron cuatro niños heridos, en acciones en las que utilizaron artefactos explosivos, pero que ya fueron dados de alta.

El pasado 13 de junio el presidente colombiano, Juan Manuel Sanos, mandó al lugar tres brigadas y cuatro batallones del Ejército para combatir y "sacar de sus madrigueras" al Ejército de Liberación Nacional (ELN) y a las FARC.

Los soldados fueron destinado a los departamentos de Arauca y Norte de Santander, fronterizos con Venezuela, al igual que en Cauca y Nariño.