•   Trípoli, Libia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La coalición de los liberales anunció este domingo que encabeza los resultados en la mayoría de las circunscripciones de Libia después de las elecciones históricas del sábado que valieron al país los elogios de la comunidad internacional.

El jefe del Partido de la Justicia y de la Construcción (PJC), procedente de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Sawan, reconoció un "considerable avance" en Trípoli y en Bengasi de la Alianza de las Fuerzas Nacionales (AFN) que reúne a más de 40 pequeños partidos en torno a los artífices de la revuelta de 2011 contra el régimen de Muamar Gadafi.

"Según las informaciones preliminares recabadas (por la Alianza) la coalición está en cabeza en la mayoría de las circunscripciones electorales", declaró a la AFP Faisal al Krekchi, secretario general de la AFN.

El domingo por la mañana todavía continuaba el escrutinio de las papeletas, por lo que Al Krekchi dijo que prefiere esperar a los resultados oficiales de la Comisión Electoral, antes de dar detalles.

Las conclusiones de los dos partidos se basan en "informes preliminares" de los observadores que siguen el recuento de los votos de las primeras elecciones libres del país para elegir a una Asamblea Nacional.

Si estos resultados se confirman, Libia sería la excepción a la regla respecto a Túnez y Egipto, donde los islamistas llegaron al poder en las primeras elecciones celebradas después de la caída de los antiguos regímenes por la presión de revueltas populares en lo que se conoce como la Primavera Árabe.

Las primeras estimaciones se centran en las formaciones que compiten por los 80 escaños reservados a las listas de partidos políticos en la próxima Asamblea Nacional que contará con 200 miembros.

Para los 120 escaños restantes, reservados a los candidatos individuales, se perfila la misma tendencia ya que buena parte de los aspirantes cuentan con el apoyo de partidos políticos.

Varios observadores electorales en Trípoli y Bengasi, consultados por la AFP, cuentan con una "abrumadora" victoria de los liberales en varias circunscripciones y colegios electorales con porcentajes que a veces superan el 90%, como en el barrio popular de Abu Salim, en la capital.

El escrutinio comenzó el sábado y la Comisión Electoral empezará a anunciar los resultados preliminares a partir del "lunes por la noche o el martes".

Pese a la violencia y a los actos de sabotaje de militantes autonomistas en el Este, los libios consiguieron celebrar sus elecciones en un ambiente festivo, después de años de dictadura de Gadafi.

"Sea cual fuere el resultado, es el pueblo libio el que sale ganando", declaró el sábado por la noche el jefe de la Comisión Electoral, Nuri al Abar, que anunciaba el "éxito" de los comicios pese a que algunos centros de votación del Este del país tuvieron que permanecer cerrados por motivos de inseguridad.

"Una transición extraordinaria"

La comunidad internacional se deshizo en elogios sobre el desarrollo del proceso electoral.

La Unión Europea (UE) consideró que las elecciones se desarrollaron "en un clima de libertad" y el presidente estadounidense, Barack Obama, felicitó al pueblo libio por "otra etapa importante de su extraordinaria transición hacia la democracia".

Ocho meses después del final del conflicto armado que provocó el derrocamiento y luego la muerte de Gadafi, unos 2,8 millones de votantes estaban convocados a elegir al "Congreso Nacional General".

La tasa de participación alcanzó el 60%, según los resultados preliminares de la Comisión Electoral.

Y eso que la muerte de una persona cerca de un colegio electoral en Ajdabiya, en el Este, en circunstancias poco claras, vistió de luto la jornada.

La semana previa a las elecciones estuvo marcada por tensiones en el Este, que el viernes provocaron la muerte de un funcionario de la Comisión Electoral cuando el helicóptero en el que viajaba fue alcanzado por disparos de arma ligera.

Los partidarios de la autonomía rechazan el reparto de la Asamblea Nacional, que otorgará 100 escaños al Oeste, 60 al Este y 40 al Sur.

Para intentar calmar la situación, el Consejo Nacional de Transición (CNT) decidió que la futura asamblea no pueda designar a los miembros del comité encargado de redactar la futura Constitución.

La composición de este comité, con 20 representantes para cada una de las tres regiones, se decidirá mediante nuevas elecciones.

Entre tanto, el Congreso General Nacional que salga de las elecciones tendrá que elegir un nuevo gobierno que sustituirá al CNT.