•   Buenos Aires, Argentina  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, llamó a no tener "lástima ni piedad" por los exdictadores argentinos condenados por un plan sistemático de robo de bebés durante la dictadura (1976-1983), afirmó al diario Página12 de este domingo.

"No hay que tenerles lástima ni piedad", aseguró Carlotto sobre las condenas a Jorge Videla y Reynaldo Bignone a 50 y 15 años de cárcel, respectivamente, por un plan sistemático de robo de bebés hijos de detenidas-desaparecidas.

"Me dije 'misión cumplida'" tras escuchar el fallo histórico que condenó a los exdictadores tras casi un año y medio de juicio, afirmó la titular de la entidad humanitaria, que ha recuperado a 105 nietos de los alrededor de 500 que fueron secuestrados.

"Me preguntaron si los había mirados a los ojos (a los exdictadores), a mí ni se me ocurrió, pero además, ellos no miran a los ojos. Ellos no hablan, no miran, no gesticulan, no demuestran emociones, ni arrepentimiento, ni nada que humanamente se pueda esperar", dijo al calificar a Videla como "un demonio".

Las Abuelas lograron en 1996 abrir esta causa judicial porque las leyes de amnistía, derogadas en 2003, no contemplaban el robo de bebés.

Videla tiene dos condenas a prisión perpetua por homicidios, torturas y desaparición de disidentes políticos, en fallos de 1985 y 2010, en tanto Bignone cumple una condena a perpetua y otra de 25 años (2010).

Otros siete acusados recibieron condenas que van desde los cinco a los 40 años, entre ellos tres jefes navales, dos jefes del ejército, un capitán médico obstetra y una mujer apropiadora, mientras que otro jefe naval y un policía fueron absueltos.

En el juicio se probó que hubo maternidades clandestinas en los campos de concentración donde las detenidas-desaparecidas parían en condiciones infrahumanas, sus bebés les eran arrebatados y luego eran asesinadas.