•   Krymsk, Rusia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los servicios de rescate continuaban hallando cuerpos ayer domingo alrededor de Krymsk, una localidad del suroeste de Rusia, donde una inundación dejó más de 171 muertos.

Ante el descontento de los habitantes del lugar, el presidente Vladimir Putin ordenó una investigación y ayuda inmediata. El comité de investigación local, citado por Interfax, indicó que se encontró el cuerpo de una niña de ocho años.

Con este ya son 171 los muertos, 159 de los cuales en esta pequeña ciudad y sus alrededores rurales de esta región, situada a orillas del Mar Negro, la más afectada por las lluvias torrenciales y una violenta crecida del viernes por la noche.

Nueve cuerpos fueron encontrados desde que comenzó la inundación en la estación balnearia de Gelendjik, y el balance fue llevado a tres muertos en el vecino puerto de Novorossiisk, el más importante de la costa rusa del Mar Negro.

La prensa y los rescatistas en el lugar temían, no obstante, que la lista de fallecidos aumente a medida que el agua retroceda y que los servicios de rescate avancen en su trabajo.

“Abrimos las casas, explicó anoche el jefe de distrito de Krymsk, Vassili Kroutko, en una reunión de crisis con el presidente Vladimir Putin.

Putin decreta día de duelo nacional el 9 de mayo

La zona presentaba ayer un paisaje de desolación, con árboles caídos y también partes de casas, así como vehículos volcados.

“Sacamos como podemos los escombros, no hay ninguna ayuda”, dijo a la AFP un habitante, Irina Morgounova.

Cuatro mil viviendas afectadas

Según las autoridades locales más de 12,000 habitantes y 4,000 viviendas fueron afectadas por el desastre en este distrito que cuenta con unos 60,000 habitantes.

Son muchos los que sospechan que se largó agua intencionalmente de un embalse artificial situado más arriba de la ciudad.

“Jamás vimos algo así. La ola de siete metros se llevó todo. No es la lluvia. Abrieron las compuertas, pero nadie lo dirá jamás”, dijo Morgounova.

El presidente Vladimir Putin, cuya residencia de verano se encuentra a 200 km al sur, cerca de la estación balnearia de Sotchi, se dirigió al lugar el sábado por la noche.

“¡Es como un tsunami!”, dijo el Presidente quien observó la región de Krasnodar inundada desde su helicóptero junto al gobernador, Alexander Tkatchev.

Durante la reunión de crisis, Putin interrogó en detalle al alcalde de Krymsk sobre la hora en la que recibió la alerta sobre el riesgo de inundación, y sobre la manera en que la transmitió a la población.

Habitantes no fueron advertidos

Numerosos habitantes de la zona afirmaron que no fueron advertidos antes de la crecida que los sorprendió por la noche, entre las 02H00 y las 04H00 de la mañana del sábado.

“Pedí al jefe del Comité de Investigación rusa que viniera aquí, verificará los actos de todos los responsables”, declaró Putin.