•   Ciudad del Vaticano, Italia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las muertes de al menos 100 personas en ataques perpetrados supuestamente por musulmanes de la etnia nigeriana fulani contra aldeas cristianas en el estado de Plateau, en Nigeria, se debe más a un choque entre agricultores y pastores que a un conflicto religioso, afirmó el obispo de Jos, Ignatius Kaigama.

"La masacre se ha originado por el choque entre los agricultores y los pastores. Es un problema viejo que no ha sido resuelto todavía" afirmó Ignatius Ayau Kaigama, arzobispo de Jos (capital del estado de Plateau) y Presidente de la Conferencia Episcopal de Nigeria, en declaraciones a la agencia misionera vaticana Fides, publicadas hoy.

Según el prelado, el problema es económico. Los pastores fulani -señaló- se sienten víctimas de una injusticia, ya que les matan o roban su ganado y no son compensados por las pérdidas sufridas.

"Yo creo que la ira que surge de esta situación los lleva a atacar de esta manera terrible", subrayó Kaigama, que no niega totalmente que existe asimismo una dimensión étnica del conflicto, ya que -añadió- los conflictos vienen de atrás en el tiempo y en todos los ataques se han centrado entre los dos grupos y no ha habido ataques contra otras tribus.

Respecto a un posible motivo religioso del enfrentamiento, el prelado destacó que los fulani son en su mayoría musulmanes, mientras que los Birom son en su mayoría cristianos.

"Por esta razón es fácil atribuir una lectura del tipo 'musulmanes atacan a cristianos' o 'cristianos atacan a musulmanes', pero como he dicho, el problema es principalmente económico y étnico", insistió.

Al menos 100 personas murieron -entre ellas dos parlamentarios y tres agentes de seguridad- en varios ataques de perpetrados supuestamente por musulmanes armados de la etnia fulani que empezaron este fin pasado de semana en el estado de Plateau, en el centro de Nigeria.

Aunque en un principio el número de víctimas mortales se situó en la treintena, se incrementó después de que fueran descubiertos más de cincuenta cadáveres, en su mayoría de mujeres y niños, en la Iglesia de Cristo de Nigeria, a donde huyeron para buscar refugio del ataque.