•   Kabul, Afganistán  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las autoridades afganas iniciaron una operación para encontrar a los culpables, talibanes según ellos, de la ejecución sumaria de una mujer sospechosa de adulterio, cuyo video conmocionó a Occidente, informaron fuentes concordantes.

"Enviamos a la policía a la zona. Buscan a los talibanes responsables" de la ejecución, declaró a la AFP Basir Salangi, gobernador de Parwan, provincia situada a un centenar de kilómetros de Kabul, donde la mujer fue asesinada.

"Estos talibanes, entre ellos el asesino, huyeron a las montañas", pero "nosotros continuaremos buscándolos hasta su detención", agregó.

La Fuerza Internacional de la OTAN en Afganistán (ISAF) se mostró de su lado "dispuesta a ayudar a las fuerzas de seguridad afganas en la persecución de los autores de este acto odioso", declaró su comandante, el general estadounidense John Allen.

En un comunicado, el presidente Hamid Karzai "ordenó" a sus fuerzas de seguridad "no escatimar ningún esfuerzo para detener a los culpables".

Las imágenes de la ejecución por bala de la mujer que las autoridades llaman Najiba, de 22 años, dieron el domingo la vuelta al mundo.

Se ve a la víctima escuchando estoicamente la sentencia de condena a muerte, antes de que un hombre, presentado como su marido, le disparara 13 veces, de las cuales las últimas cuatro contra su cadáver.

Ni el gobierno ni los talibanes controlan directamente el valle en el que fue cometido el asesinato, cometido tras la lectura por una especie de juez de varios versículos del Corán donde se condena el adulterio, dijo el gobernador de Parwan.

Las imágenes muestran a hombres armados cuya gran mayoría parecen de la etnia pashtún, la mayor del país y de la que suelen proceder los talibanes.

Muchos de ellos celebran la ejecución con gritos de "Larga vida al islam" y "Larga vida a los muyaidines".

El crimen causó indignación en Occidente. El jefe de la diplomacia británica William Hague se declaró especialmente "conmocionado y asqueado".

"No era justicia, era un asesinato, una crueldad de una atrocidad incalificable", añadió el general Allen, que condenó "las brutalidades continuas de los talibanes contra civiles inocentes, en particular las mujeres".