•  |
  •  |
  • END

ASUNCIÓN / AFP

El presidente de Paraguay, Fernando Lugo, acusó al líder opositor Lino Oviedo de pretender derrocarlo, a 15 días de haber asumido, tras denunciar una reunión del político con un jefe militar enlace de las Fuerzas Armadas con el Congreso.

“Estaremos alerta ante actitudes golpistas de sectores retrógrados y retardatarios”, dijo el jefe de Estado en un mensaje televisivo. “No permitiremos que se atente contra la libertad de nuestro pueblo. Como presidente quiero destacar la gravedad institucional de los hechos”, enfatizó.

La reacción de Lugo respondió a una acusación previa de Oviedo quien denunció en una entrevista publicada en el diario ABC que Lugo y la Alianza Patriótica para el Cambio (APC) que le apoya “hicieron un golpe de Estado en el Parlamento para gobernar sin el Congreso ni el Poder Judicial”.

Portavoces del partido Unace, que lidera Oviedo, señalaron que el Jefe de Estado hace uso de una “guerra mediática” para desacreditar a su principal enemigo político.

Lugo reveló, sin embargo, que el fin de semana último se registró una reunión en la residencia de Oviedo, hasta donde habría sido conducido el general Máximo Díaz, encargado del enlace entre las FFAA y el Congreso.

Según relató el gobernante, Oviedo le preguntó al militar la opinión de las FFAA sobre la crisis política generada en el Congreso, la cual enfrenta desde hace una semana a los oviedistas con los luguistas y que dividió en dos al senado.

El representante castrense informó del hecho a sus superiores.

De acuerdo con lo informado por el presidente, en la reunión estuvieron el ex presidente Nicanor Duarte; el presidente del tribunal electoral, Manuel Morales, y el Fiscal General del Estado, Candia Amarilla.