•   Moscú  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El gobernador de la región costera rusa de Krasnodar, en el mar Negro, destituyó este lunes al jefe del distrito de Krymsk, donde una fuerte crecida en la noche del viernes causó 171 muertos, convirtiéndose así en el primer cesado en el cargo por la catástrofe.

Los habitantes del lugar donde ocurrió la tragedia, furiosos, reprochan a las autoridades que no les hubieran alertado de los riesgos a tiempo.

El gobernador de la región de Krasnodar había anunciado inicialmente la destitución de dos responsables, el jefe de distrito y el alcalde de Krymsk. Pero más tarde, en un nuevo comunicado, indicó que sólo el jefe del distrito fue destituido, sin mayores explicaciones.

Una fuente de la administración regional declaró a la agencia de prensa RIA Novosti que se trata de un "error técnico".

En una reunión de crisis, el gobernador Alexandre Tkatchev indicó que la dirección del distrito recibió la alerta de riesgo de inundaciones tres horas antes. "Pero durante mis encuentros con la gente ayer y anteayer, muchos habitantes de Krymsk me dijeron que no fueron alertados", declaró Tkatchev.