•   San Juan  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El líder de la oposición y presidente del Partido Popular Democrático (PPD) de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, pidió hoy al gobernador, Luis Fortuño, que declare el estado de emergencia nacional debido a la ola criminal que golpea a la isla caribeña.

Las palabras de García Padilla llegan después de un fin de semana en el que se registraron 9 asesinatos que elevan a 491 las muertes violentas en Puerto Rico en lo que va de 2012.

Los asesinatos del fin de semana se unen a varias muertes violentas ocurridas en las últimas fechas que han consternado a la opinión pública de la isla caribeña por su crudeza y sinsentido.

Uno de los casos más destacados fue el del joven de 17 años de origen holandés Stefano Steenbakkers, que a finales de junio fue disparado mortalmente por veinteañeros cuando conducía su vehículo en el distrito de Dorado, en la costa norte de Puerto Rico.

Otro joven de 18 años, Jean Carlos Alvarado, fue asesinado el pasado 29 de junio en una urbanización de Cidra, en el centro de la isla, por un chico de 17 años cuando amenizaba como pinchadiscos una fiesta celebrada en una urbanización de ese distrito.

Asesinan a pareja delante de sus hijos
El último de los casos que ha conmocionado a la opinión pública puertorriqueña es el de una pareja que fue mortalmente tiroteada en el interior de su automóvil en presencia de sus dos hijos el pasado fin de semana en lo que parece tratarse de un ajuste de cuentas por narcotráfico.

García Padilla pidió al gobernador tras los últimos crímenes que declare el estado de emergencia y se convoque a todas las agencias gubernamentales con competencias en asuntos de seguridad para buscar una solución a la ola criminal que azota la isla.

"Todos los días están ocurriendo asesinatos en nuestras calles y comunidades hasta a plena luz del día y es inaceptable la actitud de resignación, derrotista e indiferente del señor Fortuño, que sigue actuando como si no pasara nada", destacó el líder de la oposición.

Recordó que el informe final de los asesinatos del 2011 mostró que de los 1,136 asesinatos registrados el 72 por ciento ocurrieron en vías públicas. Esos 1,136 asesinatos suponen un incremento del 15 por ciento con respecto a 2010 y la cifra más alta de la que se tiene registro desde 1940.

El gobernador reconoció sobre el asunto en una entrevista en la edición del hoy de "El Nuevo Día" que existe en la isla caribeña un problema de alta criminalidad.

"Tenemos un problema serio de menores de edad armados matando a otros individuos", dijo Fortuño, para quien una de las soluciones pasa por inculcar valores desde las escuelas.

Fortuño hizo además una advertencia a los delincuentes autores de crímenes violentos, a los que advirtió que en el futuro no se beneficiarán del derecho de fianza.