•   La Haya / EFE  |
  •  |
  •  |

El primer testigo de la acusación en el proceso contra el exgeneral serbobosnio Ratko Mladic, un joven musulmán bosnio, revivió este lunes en el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) el horror de la limpieza étnica que sufrieron él y su familia por parte de las tropas serbobosnias.

El testigo, Elvedin Pasic, de 34 años, explicó en una declaración interrumpida con frecuencia por las lágrimas que todos los miembros varones de su familia fueron asesinados, "después de la primera noche" de haber sido detenidos por los serbios.

"No hay duda en mi cabeza de que, después de la primera noche en la escuela (que las tropas serbobosnias usaban como centro de detención), todos fueron asesinados", indicó en medio de sollozos Pasic, que tenía solamente 14 años cuando estalló la guerra de Bosnia (1992-1995).

El testigo se refería a un grupo de unos 150 musulmanes varones que fueron detenidos en condiciones brutales por las fuerzas serbobosnias en 1992, poco después de comenzar la guerra, y tras verse obligados a huir de sus casas escapando de los ataques serbios.

Describió cómo militares serbobosnios destruyeron sus propiedades y sus hogares y mataron a los que permanecían en sus casas.

Visiblemente emocionado, habló del momento en el que su padre, con un arma en la mano, les ordenó a su madre y a él que abandonasen la casa por la ventana.

"Las balas nos pasaban cerca (...) y allí donde fuéramos parecía que no éramos bienvenidos", contó en un perfecto inglés, ya que después de la guerra se refugió en EU.

Al volver al pueblo, "no quedaba nada en nuestra casa, todo había desaparecido, habían disparado al perro y, de los ancianos que se quedaron, cuatro fueron quemados y a otro le habían disparado mortalmente", relató.

El joven revivió la pesadilla de haber tenido que huir con su padre, hasta que finalmente se vieron obligados a rendirse ante los militares serbobosnios y fueron detenidos en una escuela convertida en prisión.

"Nos hicieron tumbarnos en filas sobre el barro mojado, levantaron a mi padre, que dijo que no tenía a ningún familiar en el grupo para protegerme, le pegaron y luego llevaron a los hombres al segundo piso de la escuela, mientras que los niños y las mujeres tuvimos que entrar en un autobús", explicó el testigo.

Mostró su convencimiento de que el resto de varones de su familia pereció en el centro de detención.

La defensa intentó restar credibilidad al testimonio de Pasic, al hacerle reconocer que él no presenció personalmente ningún asesinato, y recordó que hubo bombardeos de artillería en torno al pueblo del testigo que tal vez pudieron causar algunas de las víctimas.

Desde el banquillo de los acusados, un Mladic de aspecto mejorado tomaba notas y asentía de vez en cuando, especialmente cuando el testigo dijo que antes de estallar la guerra vivían "sin enemistades, juntos, musulmanes, serbios y croatas".

El juicio a Mladic se reanudó el lunes desde su arranque el pasado 16 de mayo, con un retraso de casi dos meses provocado por errores de la fiscalía a la hora de entregar documentos a la defensa.

En principio, estaba previsto que los primeros testigos en contra de Mladic empezaran a declarar el pasado 29 de mayo, pero, al no haber recibido la defensa a tiempo unos 7.000 documentos necesarios para preparar el caso, esa fecha se pospuso primero para junio y finalmente para hoy.

El acusado también presentó  una moción de urgencia para volver a retrasar el juicio porque no está de acuerdo con que muchos de los testigos presten declaración por escrito, pero los magistrados no se pronunciarán al respecto hasta que la fiscalía haga sus alegaciones en la vista de mañana.

Tras interrogar a Pasic, la acusación citará a David Harland, asesor político de las Fuerzas de Protección de las Naciones Unidas (UNPROFOR) en Croacia y Bosnia Herzegovina, quien declarará acerca del asedio de Sarajevo entre 1993 y 1995, donde se calcula que murieron unos 12,000 civiles.