•   Bruselas  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los ministros europeos de Finanzas avanzaron en el rescate al sector financiero de España, comprometiéndose a firmar un acuerdo el 20 de julio, pero difieren en los plazos en que se iniciará la recapitalización directa a la banca.

La recapitalización directa a la banca española "se va a hacer rapidísimamente", aseguró este martes el ministro de Economía español, Luis de Guindos, durante una reunión con sus socios de la Unión Europea (UE).

Esta inyección de capital a los bancos se hará "una vez tengamos un supervisor único" para la zona euro, recordó.

En ese caso, se dará luz verde a la "inyección directa de capital a los bancos que además será sin condiciones para los Estados como (el lunes durante una reunión del Eurogrupo) puso de manifiesto y clarificó absolutamente la Comisión europea", dijo.

Tras varias horas de debates, los ministros de la zona euro confirmaron el lunes su intención de poner en marcha el proceso de la recapitalización directa de la banca, sin pasar por los Estados, para la zona euro.

Pero para ello, recordaron, que es necesario poner en marcha un supervisor único financiero para la unión monetaria.

Y allí está el meollo del asunto ya que nadie parece coincidir en el calendario. Según el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, "el mecanismo entrará en vigor una vez que sea eficiente (...) pero esto llevará mucho tiempo, ya que es muy complejo y muy difícil de alcanzar", señaló el lunes.

Incluso, un responsable europeo de alto rango anunció recientemente que la entrada en vigor de este mecanismo no será posible antes de 2013 o incluso 2014.

En ese caso no llegaría a tiempo para el plan del rescate del sector bancario español, previsto para finalizar en 2014, por lo que el préstamo contará como deuda pública.

El lunes, los líderes de la zona euro anunciaron que este mes desembolsarán los primeros 30.000 millones de euros a España procedentes de la línea de crédito de hasta 100.000 millones ofrecida hace un mes.

Pero esto no ha hecho más que aumentar las dudas sobre la posibilidad de que España pueda beneficiarse del programa de recapitalización directa a fin de evitar que los créditos sean computados como deuda soberana.

Los fondos procederán en un primer momento del Fondo Europeo de Estabilización Financiera (FEEF) hasta que entre en vigor el Mecanismo de Estabilidad Europeo (MEDE), y en principio se canalizarán a través del fondo público español de restructuración bancaria (FROB).

Una vez que el supervisor financiero único para la zona euro sea operativo, España dejará de ser el garante del rescate de su banca, explicó el comisario de Asuntos Monetarios, Olli Rehn, la noche del lunes al martes.

A partir de ahí la recapitalización de la banca dejará de computar como deuda soberana, precisó. Y será el fondo de rescate (es decir el conjunto de la zona euro) el que deberá responder en caso de que España se declare en moratoria.

Pero en paralelo, el ministro de Finanzas alemán aseguraba en una rueda de prensa, que el Estado deberá responder por la inyección de capital en su banca.