•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La organización Human Rights Watch (HRW) afirmó este martes que la concentración de poder en el Ejecutivo y la falta de contrapesos le ha permitido al gobierno del presidente venezolano, Hugo Chávez, intimidar y procesar judicialmente a quienes se le oponen.

"La acumulación del poder en el Ejecutivo, la eliminación de garantías institucionales y el deterioro de las garantías de derechos humanos le han dado al gobierno de Chávez vía libre para intimidar, censurar e investigar penalmente a los venezolanos que critican al presidente", indicó HRW en un nuevo informe.

Este reporte actualiza el anterior hecho por la organización estadounidense en 2008, en el que ya denunció un "debilitamiento del sistema democrático".

Desde ese momento, "la situación de los derechos humanos en Venezuela se ha tornado aún más precaria", afirmó este martes en su informe, titulado "Concentración y abuso de poder en la Venezuela de Chávez".

Acciones contra medios

HRW enumeró casos como el cierre de Radio Caracas Televisión (RCTV), las investigaciones y millonarias multas contra el canal Globovisión, también privado, y la detención de la jueza María Lourdes Afiuni, presa desde 2009 por otorgar libertad condicional a un banquero acusado de corrupción.

Asimismo, la organización denunció la condena a prisión del líder opositor Oswaldo Alvarez Paz por difusión de información falsa luego de denunciar operaciones de narcotráfico y los procesos contra directivos del semanario Sexto Poder por un fotomontaje que mostraba a varias funcionarias como cabareteras.

"Estos casos de alto perfil (...) han tenido un impacto" y "han enviado un mensaje claro: el presidente y sus seguidores están dispuestos (y cuentan con poderes para hacerlo) a castigar a quienes desafían y obstruyen sus objetivos políticos", señaló HRW.

Médidas drásticas

El informe destaca "medidas drásticas" del presidente Chávez, quien busca ser reelecto en los comicios de octubre, para "conservar su control político" sobre el Poder Judicial, como la designación de magistrados afines, quienes "han expresado públicamente su compromiso" con el gobierno.

La libertad de expresión ha quedado "debilitada", en momentos en que el gobierno aumenta los medios oficialistas y "reduce" los que tienen una programación crítica, mientras la Asamblea Nacional ha elaborado leyes para restringir a la prensa.

Chávez, en el poder desde 1999, rechaza los documentos de HRW, y expulsó en 2008 a uno de los directivos de la organización cuando presentaba en Caracas un informe, acusándolo de inmiscuirse en asuntos internos del país.