•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke, reconoció este martes que el crecimiento sigue debilitándose en el país y que las perspectivas de una mejoría en el frente del empleo son bastante bajas, omitiendo anuncios de nuevas medidas de estímulo.

"Los datos económicos disponibles indican un crecimiento aún más débil en el segundo trimestre" que en el primero de 2012, cuando el alza del Producto Interior Bruto (PIB) de Estados Unidos fue oficialmente de 1,9%, declaró Bernanke en una audiencia ante la comisión bancaria del Senado.

La recuperación económica del país "sigue estando obstaculizada por una serie de vientos en contra, incluidas las condiciones para la concesión de créditos aún difíciles a las que se enfrentan algunas empresas y hogares (...) y los efectos contraproducentes de la política presupuestaria y de la incertidumbre en torno a la evolución de las cuentas públicas" estadounidenses, dijo Bernanke.

"Vientos en contra"

"Estos vientos en contra deberían debilitarse con el tiempo y permitir a la economía crecer un poco más rápidamente", pero como consecuencia de esta coyuntura "la caída en el desempleo podría ser frustrantemente lenta", advirtió Bernanke.

La tasa de desempleo oficial de Estados Unidos aumentó en mayo por primera vez en un año, a 8,2%, nivel que mantuvo en junio.

A cuatro meses de las presidenciales de noviembre, el presidente Barack Obama sigue de cerca la evolución del desempleo, un factor clave para sus posibilidades de reelección.

Frágil, la recuperación de Estados Unidos se ve amenazada por dos grandes riesgos, dijo el presidente de la Fed: "El primero es la crisis fiscal y bancaria de la zona euro, el segundo es la situación presupuestaria de Estados Unidos".

Bernanke exhortó nuevamente a los congresistas a eliminar este segundo riesgo.

"La forma más eficaz en la que el Congreso podría contribuir a sostener la recuperación hoy sería atacar los desafíos fiscales de la nación de forma de tomar en cuenta la necesidad de viabilidad de las cuentas públicas a largo plazo y la fragilidad de la recuperación", añadió.

Se trata del mismo mensaje que Bernanke lanza a los legisladores desde hace dos años, sin éxito, ya que el Congreso no se pone de acuerdo sobre un plan para recuperar el equilibrio fiscal a largo plazo, y estabilizar la deuda pública, que alcanza 100% del PIB.

"Muro fiscal"

El presidente de la Fed se manifiesta particularmente preocupado por lo que en Estados Unidos se conoce como "muro fiscal" o "precipicio fiscal": sin un acuerdo en el Congreso antes de fin de año sobre la forma de reducir la deuda pública, hay un buen número de medidas de reactivación y particularmente de reducción de impuestos, que expirarán al mismo tiempo que entrarán en vigor algunos recortes automáticos de los gastos públicos.

"La reactivación podría desaparecer por la conjunción" de estas alzas de impuestos y una baja del gasto público, recalcó.

Sobre la situación en la eurozona, el titular de la Fed consideró que a pesar de las recientes medidas anunciadas en Europa, el riesgo de que la situación "ya tensa" del viejo continente "se degrade todavía" más, es real.

Bernanke no dio indicaciones sobre el futuro de la política monetaria estadounidense o sobre nuevas medidas de estímulo, y se limitó a repetir lo que la Reserva Federal anunció el 20 de junio: que está dispuesta a apoyar más la recuperación, si es necesario.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus