•   Ciudad del Vaticano, Italia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Vaticano está dispuesto a "reforzar" sus esfuerzos en la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, tras la publicación de un informe de expertos del Consejo de Europa que insta al Estado para avanzar en ese sentido.

El informe constituye "no el fin, pero una etapa en nuestro compromiso constante para conjugar el compromiso moral y la excelencia técnica", declaró monseñor Ettore Balestrero, subsecretario a cargo de las Relaciones con los Estados en una conferencia de prensa.

El prelado prometió "reforzar" el conjunto del sistema para ser un "socio fiable de la comunidad internacional". El Vaticano se someterá nuevamente en julio próximo a un examen de los expertos de Moneyval, organismo especializado del Consejo de Europa.

En su informe, muy esperado en Roma y publicado este miércoles los expertos estiman que "la Santa Sede progresó mucho en poco tiempo".

"Buena cantidad de los elementos de un régimen" de lucha contra el lavado de capitales y el financiamiento del terrorismo "están formalmente instalados", subrayan.

Buena calificación

El Vaticano obtuvo una nota satisfactoria para 9 de las 16 recomendaciones "esenciales" (de un total de 49 recomendaciones).

Pero quedan "otras problemáticas importantes por tratar", señalan al cabo de una inspección en el lugar en noviembre de 2011 y una nueva legislación que entró en vigor en el Vaticano en enero.

Los expertos subrayan por ejemplo que el Instituto para las Obras de la Religión (IOR, el "banco del papa"), que tiene 33.404 cuentas, apenas comenzó a elaborar su base de datos de clientes, prometida para fines de 2012. "Recomiendan" que el banco del Vaticano "sea supervisado de manera independiente".

Por otra parte, felicitan que la gendarmería del Vaticano tenga nuevos poderes para investigar sobre crímenes financieros, pero lamentan que no esté formada para esas tareas.

Los expertos expresan también dudas sobre los reales poderes de la Autoridad de Información Financiera (AIF), creada en diciembre de 2010 por iniciativa de Benedicto XVI, para mayor transparencia.

La publicación del informe de Moneyval se produce en un momento delicado para el Vaticano. El presidente del "banco del papa" fue destituido en mayo. Ettore Gotti Tedeschi, que había sido nombrado en 2009 justamente para reordenar las cuentas y permitir al Vaticano incorporar la lista de países que respetan las leyes contra el lavado de dinero ("white list"), tuvo que dejar sus funciones al término de un pulso sobre la aplicación de una nueva ley vaticana sobre la transparencia financiera.

Este episodio, que tuvo gran repercusión, se produjo en momentos en que fueron revelados decenas de documentos secretos del Vaticano.

Varios escándalos

El IOR, que tiene un patrimonio de 5,000 millones de euros y administra las cuentas de miles de órdenes religiosas y asociaciones católicas, fue fundado en 1942 por el papa Pío XII. La institución conoció varios escándalos.

Uno de los de mayor repercusión fue en los años 1980 cuando una investigación demostró los vínculos entre el banco Ambrosiano, del que el IOR es accionista mayoritario, con el lavado de dinero de la mafia siciliana y la logia masónica ilegal P2.

El papa alemán hizo de la transparencia y el rigor una prioridad.

Pero la tarea no es fácil. Esta semana, según la prensa italiana, un sacerdote fue detenido en la región de Roma. Según las informaciones conocidos mafiosos hacían transitar importantes sumas de dinero en su cuenta bancaria de la OIR.