•   Damasco  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El ministro sirio de Defensa murió el miércoles junto a su viceministro y al jefe de la lucha contra la rebelión en un atentado con bomba en Damasco que decapitó el aparato de seguridad del presidente Bashar al Asad, al tiempo que proseguían los combates en la capital.

Las muertes del ministro de Defensa, Daud Rajha, y de su viceministro, Asef Shawkat, cuñado de Asad, fue anunciada por la televisión estatal, que confirmó igualmente la del jefe de la célula de crisis, Hasan Turkmeni, comunicada previamente por el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), una ONG con sede en Londres.

Los difuntos eran generales y representan los jerarcas de mayor rango que pierden la vida desde el inicio de la rebelión en marzo de 2011.

Otros jefes heridos

En la explosión también resultaron heridos el ministro del Interior, Mohamad Ibrahim al Shaar, y el jefe de la Seguridad Nacional, Hisham Ijtiar, según una fuente de los servicios de seguridad.

La fuente dijo a la AFP que el atentado fue perpetrado por un kamikaze, presuntamente un guardaespaldas de uno de los oficiales presentes en la reunión, que activó su cinturón de explosivos en la sala del ultraprotegido edificio de la Seguridad Nacional, en el centro de la capital.

El ataque fue reivindicado por el Ejército Sirio Libre (ESL), formado por militares desertores que se plegaron a la insurrección y por civiles armados.

"La comandancia del ESL en Siria (...) anuncia (...) el éxito de la sobresaliente operación de esta mañana contra la sede de la Seguridad Nacional en Damasco que mató a varios pilares de la banda de Asad, responsables de matanzas bárbaras", afirmó el ESL en un comunicado enviado por mail a la AFP.

Asad nombró de inmediato al jefe del Estado Mayor, Fahd al Freij, como nuevo ministro de Defensa, y el ejército reiteró su "determinación" de proseguir el combate para "limpiar la patria de los restos de bandas terroristas".

El diputado Jaled al Abud atribuyó el atentado a "elementos exteriores", entre los que mencionó a Estados Unidos y sus "instrumentos" que obran desde el interior del país "por la destrucción del Estado sirio".

El Consejo de Seguridad tenía previsto reunirse este miércoles para someter a votación una resolución apoyada por los Occidentales, que amenaza a Siria con sanciones. Pero el encuentro podría aplazarse al menos 24 horas a pedido del enviado especial de la ONU para Siria, Kofi Annan, para permitir nuevas consultas tras el atentado, indicaron fuentes diplomáticas.

Rusia, aliada de Damasco, llamó a "castigar" a los autores del ataque e indicó que la imposición de sanciones equivaldría a dar "un apoyo directo a un movimiento revolucionario", algo contrario a los mandatos de la ONU.

El secretario de Defensa estadounidense, Leon Panetta, consideró en cambio que la situación en Siria está "fuera de control" e instó a la comunidad internacional a que "presione al máximo a Asad para hacer lo que es correcto, abandonar (el poder) y permitir una transición pacífica" de poder.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus