•   Bruselas  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió en un informe publicado este miércoles que la zona euro sigue en peligro, exhortó a los europeos a crear una unión bancaria y pidió al Banco Central del bloque que actúe contra la crisis inyectando más liquidez.

"A pesar de decisiones importantes, los mercados financieros siguen bajo tensión en algunas partes de la región, lo que plantea interrogantes sobre la continuidad de la unión monetaria" advierte el FMI en su informe anual sobre la zona euro.

El diagnóstico llega el mismo día en que la canciller alemana, Angela Merkel, dijo que no está segura de sí el proyecto europeo funcionará, aunque es optimista sobre su futuro.

"El proyecto europeo todavía no está construido de tal manera que nos asegure que todo funcionará bien. Eso significa que necesitamos seguir trabajando. Tenemos mucho que hacer pero soy optimista y creo que lo conseguiremos", afirmó en una entrevista en la página web de su partido.

En su informe, el FMI advierte de que los "lazos negativos entre las finanzas de los estados, los bancos y la economía real son más estrechos que nunca".

Para hacer frente a la situación "la principal prioridad es poner en marcha una unión bancaria en la zona euro", con una supervisión común, un sistema de garantía de depósitos y una entidad de supervisión de los problemas de los bancos.

Según el FMI, "los avances en esta dirección de la cumbre del 28 y 29 de junio son bienvenidos" aunque hay que acelerar las reformas.

"La agravación de la crisis demuestra que sus causas profundas todavía no han sido tratadas (...) Sólo una acción convincente y concertada para completar la unión económica y monetaria puede detener el declive de la confianza en la región", según la institución.

Reformas estructurales y más competitividad

El segundo paquete de recomendaciones del FMI concierne medidas para estimular el crecimiento.

La institución publicó el pasado 15 de julio previsiones de crecimiento negativas para este año en la zona euro (-0.3%) y de 0.7% en 2013 (frente a la anterior previsión de 0.9%).

Las perspectivas del FMI no son optimistas: la demanda interior seguirá siendo débil, los ajustes presupuestarios afectarán negativamente al crecimiento, las exportaciones no podrán beneficiarse demasiado del descenso del precio del euro y el paro seguirá siendo elevado.

Sin embargo la inflación "tendría que reducirse significativamente y podría ser incluso negativa", según el FMI.

El riesgo de deflación es "relativamente débil en las economías de crecimiento rápido, pero más importante en los países de la periferia" de la zona euro", señala el informe.

El FMI subraya la importancia de mejorar la competitividad de la zona euro frente a sus competidores, para lo que se necesitan reformas estructurales del mercado de trabajo, del sistema de pensiones o de la fiscalidad, que podrían hacer crecer el Producto Interior Bruto (PIB) "un 5% en cinco años".

A corto plazo, el BCE debe tomar medidas, según el FMI.

"Teniendo en cuenta que la inflación es débil y disminuye, el BCE puede bajar sus tasas de interés y tomar otras medidas no convencionales que sacarían presión a algunos mercados", dice el informe.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus