•  |
  •  |
  • END

SAINT-MARC, HAITI / AP

Las familias trasladaban colchones, sillas y otros objetos personales mientras el agua les llegaba hasta la cintura debido a las inundaciones desatadas ayer martes por la tormenta tropical Hanna, que derramó grandes cantidades de lluvia sobre el norte de Haití.

El sistema también azotó a algunos sectores de las Bahamas y podría llegar como huracán al sureste de Estados Unidos en los próximos días.

Las potentes lluvias asociadas en las bandas exteriores de Hanna cayeron incesantemente sobre Haití, un país que apenas se está recuperando de las inundaciones que les dejaron la tormenta tropical Fay y el huracán Gustav.

Hanna desató inundaciones que mataron por lo menos a 13 personas, lo que elevó el total de muertos en Haití por las tres tormentas a más de 100.

“La situación es pésima”, indicó Vandre Louis, un funcionario de las Naciones Unidas que labora en la ciudad costera haitiana de Gonaives. “El viento está arrancando los árboles, las casas están cubiertas por agua, no se puede andar en auto por las calles. No se puede rescatar a nadie esté donde esté”.

Una caravana con ayuda de las Naciones Unidas partió de Puerto Príncipe al puerto de Gonaives con suministros de ayuda, entre ellas lanchas de caucho para rescatar a personas atrapadas por las inundaciones.


17 provincias afectadas en Dominicana
En la República Dominicana, y en medio de intensas lluvias, las autoridades de ese país activaron el martes las alertas para la población ante posibles inundaciones y deslizamientos de tierra en 17 de las 32 provincias.

La Oficina Nacional de Meteorología mantiene el aviso contra inundaciones y deslaves a los poblados cercanos a ríos, arroyos y cañadas.

“Continuarán los aguaceros débiles a moderados y ráfagas de vientos a causa de la tormenta tropical Hanna”, informó Meteorología.

Entre las 17 provincias afectadas por las lluvias se cuentan Montecristi, Dajabón y Puerto Plata, que están en alerta roja.

Hanna presentaba vientos sostenidos máximos de 110 kilómetros por hora (70 millas por hora). Sin embargo, el Centro Nacional de Huracanes de Miami advirtió que aún tiene el potencial de convertirse nuevamente en huracán para el jueves.

Los meteorólogos consideraron que Hanna podría girar hacia “la costa oriental de la Florida, de Georgia o de Carolina del Sur en los próximos dos o tres días”, pero indicaron que la ruta que presenta el sistema es incierta, y por ello toda la costa sureste de Estados Unidos debería de mantener la atención sobre la tormenta.

Por su parte, la recién formada tormenta tropical Ike se desplazaba hacia el oeste por la región central del Atlántico y podría llegar a las Bahamas el domingo. El sistema presentaba vientos sostenidos máximos de 95 kilómetros por hora (60 millas por hora) y podría convertirse en huracán para el miércoles.

Un poco más hacia el este, la tormenta tropical Josephine se formó el martes y avanzaba con rumbo oeste a una velocidad de 24 kph (15 mph), con vientos sostenidos máximos de 65 kph (40 mph).

El Centro Nacional de Huracanes calculó que podría tomar fuerza hasta convertirse en huracán para el miércoles o el jueves.

En tanto, en el Pacífico, la tormenta tropical Karina se formó al sur de la península de Baja California, en México, con vientos sostenidos máximos de 65 kph (40 mph). El Centro Nacional de Huracanes informó que esta tormenta probablemente seguirá su ruta hacia el mar abierto sin afectar intereses en tierra firme.