•   Toribío, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La comunidad indígena Nasa-Paez, que pretende expulsar de sus territorios en el suroeste de Colombia a la fuerza pública y a la guerrilla FARC, retuvo este miércoles a cuatro rebeldes, informó uno de sus voceros.

"La comunidad tiene a cuatro guerrilleros en este momento. El cabildo indígena analizará su situación", dijo a la AFP Carlos Andrés Alfonso, de la Asociación de cabildos indígenas de la región del Cauca.

El líder indígena no precisó si estos guerrilleros de las comunistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) serán entregados a las autoridades. "Hay que revisar su situación, el cabildo tiene que definir si los sanciona", dijo.

Desde hace una semana, la comunidad Nasa-Paez adelanta acciones para expulsar de su territorio a los actores armados del conflicto interno y ha pedido que la seguridad en la zona quede a cargo de la guardia indígena.

El martes, un grupo de indígenas sacó de una base militar a los soldados que se encontraban allí, aunque ese puesto fue retomado este miércoles por agentes de la policía antidisturbios.

Este mismo miércoles, otro dirigente indígena, Luis Acosta, declaró que han organizado "comisiones para ubicar a la guerrilla también".

"Los vamos a sacar de los campamentos, estamos ubicándolos", dijo.

El gobierno del presidente Juan Manuel Santos ha descartado la posibilidad de retirar a los militares y policías de la región.

Además, el ministro de la Defensa, Juan Carlos Pinzón, denunció que los indígenas han sido "infiltrados" por la guerrilla, que los manipula.

Sobre ello, Alfonso respondió: "No se puede negar que hay comuneros indígenas en la guerrilla y en las milicias. Para nosotros viene un trabajo fuerte con ellos, o se deciden y se salen de ahí o se van del territorio ellos también".

"El problema es que la guerrilla dice que si el Ejército está aquí ellos no se van, y el Ejército igual. Queremos que salgan los dos", insistió.

La semana pasada, miembros de la guardia indígena incautaron a las FARC morteros artesanales, que enterraron cubiertos de sal.

El Cauca es una de las regiones de Colombia donde es más intenso el conflicto armado de casi medio siglo, y es señalada también como importante zona de sembradíos de cultivos ilícitos -coca y marihuana- y estratégico corredor para la salida de las drogas hacia el océano Pacífico.