•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El tiroteo que dejó al menos 12 muertos y 59 heridos este viernes en un cine del estado de Colorado llevó al presidente de Estados Unidos Barack Obama a insistir en la necesidad de un control de armas, un tema según él ampliamente ignorado.

El tiroteo se produjo cuando un hombre abrió fuego en el estreno de medianoche de la última película de Batman en una sala de Aurora, Colorado (centro). Se trata de la mayor matanza por armas de fuego ocurrida en el país desde la de Virginia Tech, en 2007, cuando resultaron muertas 33 personas.

"Hay algunos tiroteos que hacen que los estadounidenses paren y observen de qué se trata la violencia armada, y este bien puedo ser uno de ellos", dijo a la AFP Josh Sugarmann, director ejecutivo del Centro de análisis sobre violencia política de Washington

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, partidario de un más ferreo control sobre las armas, llamó rápidamente al presidente Obama y a su rival republicano para las elecciones de noviembre, Mitt Romney, a discutir inmediatamente sobre el tema.

"Tal vez sea hora de que las dos personas que disputarán la presidencia de Estados Unidos nos digan qué van a hacer al respecto, porque obviamente se trata de un problema de todo el país", dijo.

"El presidente cree que debemos tomar medidas de sentido común para asegurar el respeto de la segunda enmienda (a poseer y portar armas) y al mismo tiempo asegurar que aquellos que no deberían tener armas bajo las leyes existentes no se las obtengan", señaló a su vez el portavoz de la Casa Blanca Pat Carney.

"Estamos haciendo progresos en ese sentido, en términos de mejorar el volumen y la calidad de la información sobre antecedentes (de compradores de armas), pero no tengo mayores novedades que comunicarles", agregó.

El lobby de los partidarios de las armas de fuego, liderado por la Asociación Nacional del Rifle (NRA), una organización que cuenta con abundantes fondos, acusa a Obama de favorecer un tratado de Naciones Unidas como ardid para limitar el derecho constitucional de los estadounidenses a poseer tantas armas como deseen.