Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

RIO DE JANEIRO / AFP

El presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva aseguró ayer martes que su decisión de suspender a la cúpula de los servicios de inteligencia, acusados de espiar al presidente de la Corte Suprema, fue “para demostrar transparencia” en la investigación del caso.

“Fueron suspendidos y no despedidos para poder demostrar que hay transparencia en la investigación”, dijo Lula, tras participar de la ceremonia de la primera extracción de nuevos pozos de petróleo en Vitoria, capital del estado de Espirito Santo (sudeste).

Adicionalmente, Lula manifestó a la prensa que “si alguien tuviera información y quisiera facilitar la investigación (sobre la denuncia de escuchas telefónicas ilegales de conversaciones de integrantes de los tres poderes), yo se los agradezco”.

En Brasilia, el Ministro del Gabinete de Seguridad Institucional, general Jorge Félix, dijo a una comisión parlamentaria que la Agencia Brasileña de Inteligencia (ABIN) no realizó ninguna operación de espionaje del presidente del Supremo Tribunal Federal (STF), Gilmar Mendes.

Al ser interrogado por una comisión especial de diputados sobre si la ABIN (órgano bajo su responsabilidad) había interceptado los teléfonos de Mendes, el general Félix dijo que “ciertamente no”.

“La ABIN, como institución, nunca hizo ni hace esas cosas”, agregó el ministro, quien recordó que de acuerdo a la legislación en vigencia la Agencia no tiene poderes para realizar interceptación telefónica, tarea que corresponde a la Policía Federal.