• Aurora, Colorado, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • AFP

La Policía desactivó este sábado las “principales amenazas” escondidas en el apartamento del joven que mató a 12 personas e hirió a 58, al disparar el viernes contra el público durante el estreno de Batman en la ciudad de Aurora, Colorado, EU.

Tras los infructuosos intentos del viernes, expertos en explosivos regresaron al apartamento del atacante, James Holmes. La Policía dijo ser optimista en cuanto a haber eliminado en su totalidad “las amenazas principales” que presentaba el apartamento del tercer piso, ubicado a pocos kilómetros del cine de Aurora en donde se produjo la masacre.

“Hemos tenido éxito en la desactivación de un segundo dispositivo de disparo”, dijo la portavoz del Departamento de Policía de Aurora Cassidee Carlson. Poco después se oía una pequeña explosión.

“Permaneceremos en el lugar muchas horas, reuniendo pruebas y tratando de reducir riesgos”, agregó.

A la espera de encontrar pistas que revelen el móvil del atacante, los especialistas indicaron que podría realizarse una detonación controlada en el apartamento.

Eliminan cable trampa
Los expertos se enfocarán en desactivar un cable trampa que ha frustrado hasta ahora los intentos de ingreso, afirmó la sargento Cassidee Carlson, de la Policía de Aurora. “Esto puede causar una fuerte explosión y puede ser que haya fuego”, agregó.

Carlson afirmó que los expertos intentarán ser cuidadosos para salvar la mayor cantidad de evidencia posible. “No precisamos apurar nada”, estimó. “Todavía no estamos seguros de todo lo que hay allí dentro”.

La Policía había informado que el apartamento tiene un sistema de detonantes “muy sofisticado”, equipado con “elementos inflamables o explosivos”, según dijo el jefe de la Policía local, Dan Oates.

“Hay un montón de cables, frascos llenos de municiones, frascos llenos de líquidos. Tenemos un gran desafío”, precisó.

El viernes la Policía desalojó a los residentes del edificio de Holmes, y a otros tres o cuatro edificios vecinos, de acuerdo a distintas versiones, y sus habitantes fueron enviados a refugios.

En tanto, la zona estaba fuertemente acordonada. El atacante había acumulado un arsenal

Andaba un arsenal
Oates confirmó que en el ataque Holmes disparó con un rifle de asalto AR-15, una escopeta Remington y una pistola automática Glock.

“En los últimos 60 días compró cuatro armas en una tienda local (...) y más de 6,000 rondas de municiones a través de Internet”, dentro del marco legal, precisó Oates.

El arsenal que llevaba Holmes incluía más de 3,000 rondas de municiones para un rifle de asalto, 3,000 rondas para dos pistolas Glock, y 300 para una escopeta, indicó el jefe policial.

“Todos los días por la mañana andaba subiendo cajas y cajas y bolsas al auto. Eso sí se me hacía sospechoso, pero no pensábamos que fuera a hacer eso”, dijo a la AFP su vecino Gabriel Macías, un mexicano que trabaja de noche en una fábrica y que cuenta que lo veía entrar y salir a diario con la carga.

En el hospital de niños local había seis jóvenes víctimas, la menor de ellas de sólo seis años. Al menos tres de los heridos eran militares estadounidenses.