•   Aurora, Colorado, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Fieles de todas las denominaciones buscaron respuestas ayer domingo, y pidieron ayuda a Dios para vencer el miedo, dos días después de la tragedia en un cine donde se estrenaba Batman, y que estremeció a la serena comunidad de Aurora, en Colorado..

“Una de las grandes preguntas tras lo ocurrido es cómo manejamos el miedo”, dijo a AFP el pastor Mitch Hamilton, tras conducir un servicio bautista en la iglesia Mississippi Avenue Baptist Church, cerca del cine donde en la medianoche del viernes un joven inició un tiroteo que acabó con la vida de 12 personas e hirió a 58.

“Mi respuesta es que hay que volverse hacia Dios. No se puede pasar por esto solo. Dios te dice ‘Nunca te abandonaré’”, añadió el reverendo, quien durante el servicio para unos 300 fieles agradeció a los socorristas y la Policía por evitar un mal mayor.

“¿Cómo podemos superar esto? ¿Cómo ir a trabajar? ¿Cómo dar un paso adelante? La respuesta es Cristo”, decía Hamilton en la iglesia.

Pero Dios no parecía estar en el estreno de la última entrega de Batman, “The Dark Knight Rises”, cuando un hombre identificado luego como James Holmes abrió fuego y mató a 12 personas, entre ellas una niña de seis años.

“Eso es lo que parece”, respondió Hamilton. “Dios nunca prometió que nos protegería de esta clase de cosas. Lo que promete es que, cuando estas cosas ocurren él caminará con nosotros”.

La gente necesita escuchar

“Es lo que la gente necesita escuchar”, dijo uno de los fieles, Terry Barta, un camionero de 50 años, cuando terminó el servicio.

A pocos metros, una iglesia católica también buscaba ayudar a los religiosos a lidiar con la tragedia, y su sacerdote Mauricio Bermúdez, acusó durante la misa a la industria del entretenimiento.

“Hoy día vivimos en una cultura que promueve la violencia. Solo miren los videojuegos, las películas, la televisión, los comerciales. Y la pregunta es, en qué clase de gente nos estamos convirtiendo”.

Luego leyó Jeremías 23:1-6, sobre la furia de Dios: “Los pastores que dispersan el rebaño de mis praderas (...) se llevaron ovejas. Pero yo me ocuparé de castigar sus malas acciones”.

“Dios es el pastor y no hay nada de qué tener miedo”, continuó en su sermón en la iglesia católica Queen of Peace, llena con unos 500 fieles.

Otros templos de Aurora, un suburbio de Denver, mostraban carteles que recordaban a las víctimas e invitaban a los fieles a rezar.

La noche de ayer domingo, todas las denominaciones religiosas se unieron a escépticos y ateos en una vigilia frente a la Alcaldía de Aurora, que -incidencialmente o tal vez no- queda a solo 35 km de Columbine, escenario en 1999 de una terrible masacre en una escuela donde murieron 13 personas.

Estos brutales ataques de Colorado se unen a una infeliz lista de sucesos similares en Estados Unidos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus