•   Miami, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El exilio cubano en Miami exigió el lunes esclarecer "las circunstancias oscuras" del accidente de tránsito del domingo en la isla en el que murió el opositor cubano Oswaldo Payá, pues aseguran que fue víctima de "un atentado" que debe ser investigado con ayuda internacional.

"Mientras intentamos saber más sobre las circunstancias de la muerte de Payá, es sumamente importante que la comunidad internacional se una a aquellos que están en Cuba para presionar al régimen a que revele la verdad próximamente", reclamó el senador cubano-norteamericano por Florida, Marco Rubio, en un comunicado.

Rubio también pidió "protección" para las personas que cuentan con información sobre el accidente en el que murió el activista.

"Alzamos nuestras voces conjuntamente con nuestros hermanos en la isla y en el exilio para denunciar este nuevo atentado de la dictadura de los hermanos Castro que ha causado la muerte de dos patriotas cubanos", dijo la organización Madres y Mujeres Anti-Represión (M.A.R. Por Cuba) en Miami.

La mayoría de los activistas opuestos al régimen en la isla comunista acusó a los hermanos Fidel y Raúl Castro de liderar un gobierno con un "largo historial de asesinatos que ha perpetrado mediante diversos métodos para eliminar a sus adversarios -incluyendo supuestos accidentes automovilísticos-", apuntó M.A.R. por Cuba.

¿Lo iban persiguiendo?
Payá, de 60 años y líder del Movimiento Cristiano Liberación (MCL), viajaba junto con otro ciudadano cubano, Harold Cepero Escalante, que también murió, mientras que un español y un sueco que iban en el vehículo resultaron heridos luego de estrellarse contra un árbol cerca de la ciudad de Bayamo (744 km al este de La Habana), según las autoridades.

"Lamentablemente, es una muerte que ha ocurrido en circunstancias muy oscuras, se trata de un accidente provocado por una persecución y lo ocurrido es una responsabilidad del gobierno cubano", dijo a la AFP Omar López Montenegro, director del departamento de Derechos Humanos de la influyente Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), con sede en Miami.

Según la versión que maneja la FNCA y de la que se hace eco el liderazgo cubano en Miami -capital del exilio de la isla en Estados Unidos-, "Payá hizo una llamada durante la persecución reportando que lo perseguían y que temía por su vida", dijo López Montenegro.

"Los carros (siniestrados) fueron retirados inmediatamente después del accidente, ni siquiera hay ningún reporte claro de los dos extranjeros que estaban con él", indicó el activista.

Según los opositores anticastristas, Payá viajaba a una zona muy sensible para el gobierno de Cuba por estar sufriendo una epidemia de cólera que, sostienen, las autoridades han querido subestimar.

"Nosotros vamos a denunciar este caso ante organismos internacionales porque la muerte de Payá confirma el patrón de violencia y hostigamiento contra la oposición pacífica en Cuba por parte de las autoridades", dijo López Montenegro.

Payá, Premio Sajarov de derechos humanos del Parlamento Europeo en 2002, había denunciado hace unos 20 días que un camión chocó su auto en el área habanera de Boyeros, dijo el activista a la AFP coincidiendo con las declaraciones de Osmel Rodríguez, otro cercano colaborador de Payá en Miami.

"Nuestras informaciones de Cuba nos dicen que se trató de un atentado y que incluso hubo testigos", dijo a la AFP Janisset Rivero, secretaria ejecutiva del Directorio Democrático Cubano (DDC).

Esta es la segunda pérdida que sufre la disidencia cubana en nueve meses, después de que falleciera por problemas de salud la fundadora y líder de las Damas de Blanco, Laura Pollán, el 14 de octubre de 2011.