•   Puerto Príncipe, Haití  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Al menos 26 personas murieron y decenas de miles fueron damnificadas en Haití debido a las severas inundaciones provocadas por el huracán Hanna, el tercero que hace estragos en el país caribeño esta temporada, según datos provisorios difundidos este miércoles por las autoridades.

La población más afectada fue la de Gonaives, una ciudad de 300.000 habitantes situada en el noroeste de Haití y que quedó totalmente inundada por el azote del ciclón el lunes.

Siete personas murieron la noche del martes al derrumbarse el techo de su casa, donde habían buscado refugio, elevando a 19 el número de víctimas fatales en la ciudad. En esta localidad situada a 152 km al norte de Puerto Príncipe, el nivel de las aguas superó en algunos sitios los tres metros.

El paso de Hanna dejó asimismo al menos siete muertos en el sur de Haití, donde varios poblados se vieron inundados, llevando a al menos 26 el número de víctimas en todo el país.

Pero el balance podría seguir aumentando, según una responsable de la Protección Civil de Gonaives, Youdeline Joseph.

"Todavía no podemos establecer un balance, pero tengo la impresión de que hay muchos muertos", declaró Joseph a la AFP.

"Por el momento hablamos de muchas víctimas. No quiero avanzar ninguna cifra", dijo a su vez el alcalde Stephen Moise, quien habló de desolación.

"Al menos me alivia ver que el nivel del agua comienza a bajar a un metro en algunos barrios, y la gente intenta salir para refugiarse en otro lado", agregó.

El presidente haitiano René Preval expresó su "dolor" el martes y reclamó ayuda de la comunidad internacional.

"He visto una decena de cuerpos flotando en las calles inundadas" de Gonaives, declaró a la AFP el comisario de policía Ernst Dorfeulle. "Es imposible circular en la ciudad porque todos los barrios están inundados".

"Hay que hacer algo rápido", rogó por su parte un sacerdote refugiado en el segundo piso del Obispado local. "No sé cuánto tiempo seguiremos vivos. Si tenemos que pasar otra noche en estas condiciones, no habrá muchos sobrevivientes", declaró el padre Germain Michelet a la AFP.

El principal hospital de Gonaives está inundado, según un médico.

"Los enfermos están reagrupados en una sola sala. La situación es crítica", deploró el médico en declaraciones a Radio Vision 2000 de Puerto Príncipe.

El ministro del Interior Paul-Antoine Bien-Aimé se dirigió a Gonaives, mientras que la misión de la ONU en Haití anunció el envío de refuerzos.

Pero "considerando las condiciones del tiempo, nuestros helicópteros no pueden despegar, los camiones y los blindados no pueden circular", declaró la portavoz de la misión, Sophie Boutaud de la Combe.

Traumatizados por el recuerdo de la tormenta tropical Jeanne, que dejó 3.000 muertos en Gonaives hace cuatro años, los habitantes temen una reedición de ese acontecimiento letal.

Esta temporada, Haití ya sufrió los embates del huracán Gustav, que dejó 77 muertos la semana pasada, y de la tormenta tropical Fay, que dejó unas cuarenta víctimas hace dos semanas.

Hanna fue un huracán de categoría 1 a su paso por Haití, un país donde el 70% de la población vive por debajo de la línea de pobreza.

En la vecina República Dominicana unas 7.500 personas se mantenían evacuadas este miércoles debido a lluvias y desbordes de ríos causados por el paso del huracán, informaron portavoces oficiales.

El ciclón fue degradado a tormenta tropical el martes al avanzar hacia Bahamas, donde amenazaba con transformarse de nuevo en huracán en las cálidas aguas del Caribe, de aquí al jueves, antes de alcanzar las costas de Estados Unidos el sábado, según el Centro Nacional de Huracanes (NHC) con sede en Miami.