•   La Habana, Cuba  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Policía cubana liberó al opositor Guillermo Fariñas, arrestado durante el funeral de Oswaldo Payá, pero mantiene preso en el oriente de la Isla al activista político español Ángel Carromero, quien conducía el auto accidentado en el que murió el disidente cubano.

Carromero, de 27 años y dirigente de la rama juvenil del derechista Partido Popular que gobierna España, “continúa allí” --en un centro de reclusión de Bayamo--, a donde fue llevado el lunes para prestar declaración, después de salir del hospital, dijo una fuente de la Embajada de España, a la AFP.

“La fase de declaración policial ha terminado y ahora el fiscal tiene tres días, 72 horas, para inculparle --si lo considera pertinente--. Nosotros no hemos tenido acceso a la declaración y no sabemos nada más”, indicó la fuente, que pidió reserva de su identidad.

Carromero, quien sufrió en el choque heridas leves, conducía el auto rentado que se estrelló contra un árbol cerca de Bayamo, 744 km al sureste de La Habana, pereciendo dos opositores cubanos, uno de ellos Payá, de 60 años y Premio Sajarov del Parlamento Europeo 2002, según el informe oficial.

En el automóvil también iba el activista democratacristiano sueco Jens Aron Modig, de 27 años, quien también sufrió lesiones leves, y viajó a La Habana, después de recibir el alta médica, según la fuente diplomática española.

Silencio total

Ni Carromero ni Moding han comentado públicamente las circunstancias del siniestro, y la Embajada de Suecia ha guardado silencio total sobre el caso.

Entre tanto, la Policía liberó al disidente Guillermo Fariñas, Premio Sajarov 2010, arrestado el martes junto con medio centenar de opositores en La Habana durante el funeral de Payá, ferviente católico de 60 años y líder del Movimiento Cristiano Liberación.

“Estuve detenido unas nueve horas en la Escuela de Policías de Tarará”, al este de La Habana, y “luego me trajeron hasta aquí en carro”, declaró Fariñas este miércoles por teléfono a la AFP, desde su hogar en Santa Clara, 270 km al este de La Habana.

Fariñas, un sicólogo de 50 años que ha cumplido varias huelgas de hambre contra el régimen, relató que durante al arresto fue “golpeado en el pómulo izquierdo” y que fue liberado “sin cargos”, al igual que los otros 20 detenidos que estuvieron con él en el cuartel de Tarará, después de ser interrogados.

Elizardo Sánchez, líder de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, que es ilegal pero tolerada por el gobierno, confirmó a la AFP que el resto de los disidentes “fue excarcelado entre la noche del martes y la mañana de este miércoles”.

La prensa oficial cubana, bajo control del Estado, aludió al accidente como un hecho “lamentable”, sin mencionar la actividad política de Payá, pero dos hijos del opositor sostuvieron que el auto en el que viajaba su padre fue embestido en varias oportunidades por otro vehículo hasta provocar el choque. El deceso de Payá, al igual que el arresto el martes de los opositores cubanos, provocó reacciones de pesar en Estados Unidos, América Latina y Europa, incluido el Vaticano, y recriminaciones al gobierno cubano.