•   La Habana, Cuba  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los dos políticos europeos que viajaban en el auto que se estrelló en Cuba hace ocho días, en donde falleció el opositor cubano Oswaldo Payá, se confirmó ayer lunes que se trató de un accidente sin participación de otro vehículo como lo afirmó la familia del disidente.

“A nosotros no nos dio ningún vehículo por la parte trasera, simplemente yo iba conduciendo, me encontré ante un bache y tomé las precauciones de cualquier automovilista –frenar-”, declaró el español que conducía el vehículo, Ángel Carromero, de 27 años, en un video entregado por las autoridades cubanas a la prensa.

En tanto, el sueco Jens Aron Modig, también de 27 años, dijo personalmente ante la prensa: “No tengo recuerdo que haya habido algún otro auto involucrado en este accidente”.

Según La Habana, ambos estaban desarrollando actividades políticas ilegales tras ingresar a la isla con visas de turismo. Los dos se encuentran bajo custodia de las autoridades cubanas desde que salieron del hospital un día después del accidente el 22 de julio en una ruta cerca de Bayamo. En el accidente también pereció el opositor cubano Harold Escalante, de 31 años.

El Gobierno cubano divulgó el viernes un informe que sostenía que el auto en que viajaba Payá, un ferviente católico de 60 años y Premio Sajarov 2002 del Parlamento Europeo, se estrelló contra un árbol por exceso de velocidad y no por la intervención de otro vehículo como lo afirmaron familiares del disidente cubano.

Familia no acepta versión

Ofelia Acevedo, viuda de Payá, rechazó la versión oficial. “Rechazo ese informe porque es el informe oficial del Gobierno de Cuba y porque no he tenido ningún acceso a esa información que dicen ellos tener”, declaró Acevedo el sábado a la AFP.

En el video presentado este lunes, Carromero, dirigente de la rama juvenil del derechista Partido Popular de España, dijo que el choque fue accidental. “Le pido a la comunidad internacional que por favor se centre en sacarme de aquí y no en utilizar un accidente de tránsito que podría haberle pasado a cualquier persona, con fines políticos”.

Carromero está expuesto a ser procesado en Cuba y arriesga una pena de hasta 10 años de prisión.

“La última vez que miré -el velocímetro- efectivamente iba a 80 km/h, pero cuando tuve el accidente no miré el cuentakilómetros, por lo que no puedo precisar de manera exacta a qué velocidad iba”, dijo Carromero.

“Frené porque vi el bache y la arena, entonces accioné el freno, perdí el control del coche porque habíamos entrado en una zona con grava y perdí la estabilidad y la dirección ya no funcionaba, y no pude mantener el coche y ya no recuerdo más”, añadió el español.

Modig, líder de la Juventud Demócrata Cristiana de Suecia, negó haber enviado mensajes de texto por su celular denunciando el ataque de otro vehículo en la ruta antes del accidente, como lo afirmó Rosa María Payá, hija del disidente.