•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Al Qaeda continúa siendo una amenaza "seria" para Estados Unidos, pese a la muerte de su líder Osama Bin Laden el año pasado, según el informe anual sobre el terrorismo en el mundo que presentó hoy el Departamento de Estado.

El Departamento de Estado señala que pese a la presión contra el núcleo de Al Qaeda en Pakistán, el grupo terrorista y sus afiliados han mostrado "resistencia" y han logrado "adaptarse" a las nuevas circunstancias.

"Conservan la capacidad de realizar ataques regionales e internacionales y, eso, es una amenaza seria y duradera para nuestra seguridad nacional", indica el informe.

En mayo de 2011, Osama Bin Laden, líder de Al Qaeda durante 22 años, fue abatido en una operación militar estadounidense en el complejo residencial en el que se ocultaba, en la localidad de Abbotabad, en Pakistán.

"La pérdida de Bin Laden y oras operaciones clave -que involucraron la muerte de otros cuatro altos cargos de Al Qaeda- han puesto a la red en un camino de declive que será difícil de revertir", señala el Departamento de Estado.