•   Varias capirtales  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Rebeldes del Ejército Sirio Libre, ASL, ejecutaron ayer martes a partidarios del régimen en Alepo, afectada desde el 20 de julio por violentos combates por el control de la ciudad, según imágenes grabadas por un aficionado y puestas en Youtube por militantes.

El vídeo muestra a unos hombres que son conducidos a una plaza llena de hombres armados que gritan: “El ASL para siempre!”

Los rebeldes rodean a uno de los cautivos, con el rostro ensangrentado y casi desnudo, antes de ponerlo frente al muro.

Otros son alineados a su lado mientras los militantes gritan: “Dios es el más grande”.

Estos últimos dispararon contra los presos, identificados como miembros de la tribu de los berri, que participaban en los combates al lado de las fuerzas del régimen de Bashar al Asad, en Alepo.

“El clan de los berri es fiel al régimen Asad”, dijo Rami Abdel Rahmane, jefe del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, OSDH. “Pero ninguna ley --internacional o islámica-- autoriza la ejecución de un preso. Es un crimen, una venganza”, deploró.

Abdel Rahmane agregó que el clan había ayudado a las tropas regulares a reprimir la revuelta en Alepo.

El clan de los berri es de confesión sunita, mientras el régimen de Asad está dominado por los alauitas, una emanación del chiismo.

El hecho de que el régimen permita a esos clanes sunitas participar en los combates al lado del Ejército “significa que quiere llevar al país hacia una guerra civil”, según Abdel Rahmane.

Forman gobierno en el exilio

En tanto, los rebeldes sirios reivindicaron ayer martes varias victorias en Alepo, donde afirman haber matado a 40 policías, en momentos en que el anuncio de la formación de un gobierno en el exilio podría acentuar las divisiones entre grupos opositores.

El opositor sirio Haytham al Maleh anunció haber sido encargado por una coalición de sirios “independientes sin afiliación política” de formar un gobierno en el exilio con sede en El Cairo, en momentos en que una coalición opositora creada en Estambul en 2011, el Consejo Nacional Sirio, CNS, tenía un proyecto similar.

El opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos, OSDH, con sede en Gran Bretaña, afirmó que al menos 40 policías sirios murieron ayer en combates y al ocupar los rebeldes dos comisarías en el sur de Alepo, en momentos en que el régimen y los rebeldes enviaban refuerzos a esa ciudad para una batalla decisiva que durará “semanas”, según una fuente de seguridad.

“Cientos de rebeldes atacaron dos comisarías de Policía en Salhin y Bab Nairab y al menos 40 policías murieron durante los combates que duraron horas”, afirmó a la AFP, Rami Abdel Raham, presidente del OSDH.

Entre los muertos figura el jefe del puesto policial de Salhin, donde resultaron destruidos tres vehículos.

Además de las comisarías, en la madrugada los rebeldes habían atacado con lanzacohetes RPG la sede del Tribunal Militar y la sede del gobernante partido Baas en la ciudad, según el OSDH.