•   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Una periodista y una ingeniera colombianas secuestradas hace 11 días por la guerrilla del ELN, pidieron a la empresa petrolera para la que trabajan que medie para que recuperen su libertad, en un vídeo enviado por el grupo rebelde a la prensa y conocido ayer jueves.

“Quiero hacer un llamado a nuestra empresa, el Oleoducto Bicentenario, para que medie por nosotros, por nuestra pronta libertad”, dijo la ingeniera ambiental Gina Uribe, en una petición secundada en los mismos términos por la periodista Élida Parra, en el vídeo difundido por telenoticieros.

Las dos mujeres, que laboran para la petrolera en el departamento de Arauca (este, fueron secuestradas el pasado 24 de julio, cuando cuatro hombres vestidos de civil se las llevaron de sus viviendas.

Ambas aparecen en las imágenes aparentemente en buen estado de salud en una zona selvática, teniendo a sus espaldas una gran bandera del Ejército de Liberación Nacional, ELN, y custodiadas por cinco guerrilleros con uniformes de color verde y empuñando ametralladoras.

El ELN se había atribuido el secuestro en un comunicado enviado a las familias de las dos mujeres el pasado 29 de julio, suscrito por el frente Oriental, el mismo que se identifica a través de una leyenda puesta sobre el vídeo.

Ninguna petición

A diferencia del texto enviado a las familias, en el que se declara como “objetivo militar” los proyectos minero-energéticos de empresas multinacionales, en el vídeo, con fecha del 31 de julio según se indica en las imágenes, el grupo guerrillero no hace ninguna declaración y petición para liberar a las mujeres.

Igualmente, tanto Uribe como Parra no explican la mediación que piden a la petrolera.

El Oleoducto Bicentenario es construido por la estatal petrolera colombiana Ecopetrol en sociedad con seis compañías extranjeras. Tendrá un costo de cerca de 4,200 millones de dólares y transportará el crudo desde el centro-este hasta el noroeste del país.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, ha advertido que si alguna empresa petrolera extranjera paga extorsiones a la guerrilla, “se van del país”.

Desde junio de 2011 se encuentran secuestrados tres ingenieros y un traductor que trabajaban para la petrolera Emerald Energy, empresa con sede en Reino Unido y filial del grupo chino Sinochem.

El plagio ocurrió en las cercanías de la población San Vicente del Caguán, en el sureño departamento Caquetá, una zona con fuerte presencia de la guerrillera comunista de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, la principal del país con 48 años de sangrienta lucha armada contra el Estado colombiano.