•   Moscú  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El gobierno de Rusia llamó el viernes a que se encuentre "con urgencia" un sucesor a Kofi Annan como emisario de la ONU y de la Liga Árabe para Siria, quien en la víspera anunció su renuncia a esa responsabilidad.

"Un sucesor de alto nivel para substituir a Annan debe ser encontrado con urgencia", sostuvo el ministerio ruso de Relaciones Exteriores en una nota oficial, para añadir que "en la actual situación, mantener la presencia de la ONU en el país (Siria) adquiere un especial significado".

"A esta altura, lo principal es no permitir que se atenúen los esfuerzos para solucionar la crisis en Siria", agregó.

En la visión de la cancillería rusa, la misión de la ONU en Siria es "un importante factor para asegurar el apoyo internacional a las legítimas aspiraciones del pueblo sirio de determinar por sí mismo los caminos para el desarrollo democrático independiente del país".

La nota de la cancillería rusa atribuyó directamente a los rebeldes sirios la responsabilidad por el fracaso de las iniciativas de paz.

"Lamentablemente, la oposición siria rechazó de forma constante todas las propuestas para establecer un diálogo político. Nuestros asociados occidentales (y) algunos estados de la región que podían haber influenciado a la oposición, no hicieron nada", acotó la nota.

Rusia consideraba que los intentos de Annan de establecer un diálogo directo entre el régimen y la oposición armada era el único modo de terminar con la violencia en Siria, la cual, según la oposición ha causado la muerte de 20.000 personas.

Rusia aprobó el plan de paz de Annan en marzo pasado y lo usó como argumento para negarse a respaldar proyectos internacionales de sanciones contra el régimen de Bashar al Asad.

Moscú considera que Asad sigue siendo el político más popular de Siria y ha criticado a las potencias occidentales o a los países árabes que juzgan necesario un cambio de régimen.

"No recibí todos los apoyos que merecía la causa. Hay divisiones en la comunidad internacional. Todo esto complicó mi tarea", dijo Annan en una rueda de prensa en Ginebra el jueves, tras el anuncio de su renuncia.