•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Pentágono evaluará el funcionamiento de la justicia militar en los casos de soldados estadounidenses sospechosos de cometer crímenes o agresiones contra civiles en Irak y Afganistán desde 2001, anunció este viernes el responsable del área jurídica, Jeh Johnson.

El objetivo de la comisión de juristas y militares que se ha creado "no es abordar un caso en particular y concluir si el procedimiento fue apropiado o no y si la condena fue severa o ligera", aseguró Johnson a periodistas.

"Se trata de un esfuerzo tendiente a preguntarnos si hay formas de mejorar la justicia militar y comprometernos a un análisis crítico", señaló.

En un memorando por el que se crea esta comisión, el secretario de Defensa, Leon Panetta, justifica ese trabajo por la necesidad de que el sistema de justicia militar estadounidense siga siendo "equitativo, creíble y seguro".

"Los abusos han sido raros en nuestras Fuerzas Armadas profesionales, pero han engendrado situaciones explosivas que han amenazado con perjudicar nuestra misión y nuestra relación con el gobierno huésped y su población", aseguró el secretario de Defensa.

Desde la masacre de Haditha, en la cual murieron 24 civiles en noviembre de 2005 en Irak y siete de los ocho militares estadounidenses involucrados fueron absueltos por una corte marcial, hasta el asesinato de 17 afganos por el sargento Robert Bales en marzo último, los casos de crímenes contra civiles han tenido importantes repercusiones en diez años de guerra en ambos países.

La comisión deberá evaluar, sobre todo, de qué forma fueron informados los asesinatos y actos de violencia y cómo fue realizada la investigación para eventualmente mejorar los procedimientos y los recursos puestos a disposición de los investigadores.