•   México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Al menos cinco mineros mexicanos están atrapados en una mina de carbón ubicada en el norteño estado de Coahuila, donde hoy se produjo un importante desprendimiento de tierra, dijeron a Efe fuentes de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) estatal.

El secretario de Seguridad de Coahuila, Jorge Luis Morán Delgado, detalló que "seis trabajadores quedaron atrapados" alrededor de las 10.15 hora local (15.15 GMT) y de ellos "fue rescatado uno con vida" en la explotación, donde trabajan ya los equipos de Protección Civil.

La mina VII la explota la unidad Mimosa de la empresa Minera del Norte, del grupo Altos Hornos de México (AHMSA), y se localiza en el municipio de Progreso, dijo en entrevista.

Los primeros datos apuntan a que "al parecer, generado por una bolsa de gas metano, sobrevino el desprendimiento" de tierra en la mina, donde "no hubo explosión", indicó Morán Delgado.

Ello produjo un "gran alud de tierra y carbón" que podría haber sido de hasta cien toneladas, según datos recabados por el titular de la SSP de Coahuila.

En un comunicado, Mimosa señaló que los equipos avanzados de respuesta con que cuenta la mina permitieron "la salida inmediata y sin riesgo de 285 trabajadores que se encontraban en el primer turno".

Precisó que el siniestro sucedió "a raíz de un desprendimiento instantáneo generado por un bolsón de gas metano" que causó "la caída de aproximadamente 100 toneladas de carbón".

"El adecuado funcionamiento de la ventilación evitó que se produjera la ignición y explosión del gas, en tanto los sistemas automáticos de control que operan en la unidad suspendieron al instante la operación", indicó.

"Las cuadrillas especializadas de rescate de la Unidad Mimosa procedieron de inmediato a la evacuación del personal", agregó el comunicado.

 

Un rescatado
El único rescatado hasta ahora del accidente presenta "solo contusiones", y ha sido trasladado a un hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

"En estos momentos las cuadrillas de rescate, integradas por 66 elementos capacitados y equipados para el control de siniestros mineros, proceden a la ubicación de los cinco trabajadores que permanecen en el interior" de la explotación minera.

La compañía apuntó que la mina VII "es una unidad moderna, equipada con tecnología de vanguardia en materia de prevención y control de siniestros".

En una zona próxima a esta mina de carbón, en el municipio de Múzquiz, fallecieron 7 mineros el pasado 25 de julio en una explosión ocurrida en una de las galerías de una mina rudimentaria.

Por el momento, la Secretaría (ministerio) de Trabajo y Previsión Social no ha ofrecido información oficial sobre el siniestro, uno más que afecta a las explotaciones carboníferas en el noreste de México.

El accidente más grave de los últimos años se registró en febrero de 2006 en la mina de carbón del Grupo México ubicada en Pasta de Conchos, localizada en el municipio de San Juan de Sabinas, donde 65 mineros fallecieron tras una explosión por acumulación de gas grisú.

En aquel caso solo dos de los cadáveres fueron recuperados de la mina del Grupo México, empresa que fue criticada por no haber tenido suficientes medidas de seguridad en la zona.