•   Los Ángeles, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Gays y lesbianas protestaron el viernes besándose frente a locales de comida rápida Chick-fil-A a lo largo y ancho de Estados Unidos, debido a la oposición del restaurante al matrimonio entre homosexuales.

A través de las redes sociales, los organizadores convocaron a una gran "besada" masiva frente las 1,600 sucursales de este restaurante de pollo que contribuye con organizaciones cristianas opuestas al matrimonio gay.

"No es que estemos en contra de la libertad de culto o la libertad de expresión", dijo Bryan McIlroy, un diseñador de 35 años, mientras sostenía un cartel que decía "Apoyen el amor, no el odio" frente a la entrada de un Chick-fil-A en Hollywood.

"Sino que estoy aquí porque soy gay y no me parece que esté bien apoyar ninguna clase de odio", afirmó a la AFP.

Pescado en lugar de pollo

La cadena de comida rápida Chick-fil-A, una empresa familiar asentada en el sur de Estados Unidos, es tan conocida por sus estrictos valores cristianos (nunca abre los domingos) como por sus especialidades en pollo.

"Jesucristo comía pescado", decía un cartel sostenido por uno de los manifestantes, que sumaban una decena en este local en particular.

La firma está bajo fuego porque activistas de derechos de los homosexuales aseguraron, citando registros de impuestos, que el restaurante ha donado millones de dólares a grupos conservadores ultra cristianos, que hacen campaña contra el matrimonio homosexual.

"Que gasten tanto dinero en una campaña que busca quitarle a otras personas sus derechos civiles sobre asuntos que no les afectan, no es otra cosa que miedo e intolerancia", dijo a la AFP uno de los manifestantes, Steve Lanasa, un artista de 40 años.

En la protesta participaba un joven disfrazado de Jesucristo, portando una cruz de madera, una túnica blanca, cabello largo y una corona de espinas.

"Dios nos ama a todos"

Interrogado por la AFP, el hombre, que se identificó como "Jesús, de 33 años", dijo en pose solemne: "Estoy aquí para divulgar la palabra de que Dios nos ama a todos, sin importar si eres gay, hetero, blanco o negro".

El presidente de Chick-fil-A, Dan Cathy, dijo a una publicación bautista el mes pasado que Estados Unidos está "invitando al juicio de Dios" al reconocer los matrimonios del mismo sexo.

En un comunicado el viernes, la cadena emitió un mensaje diciendo que aprecia "a todos los consumidores".

Las bodas homosexuales son legales en seis estados del país.