•   BRASILIA/AFP  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La compra de votos en el Congreso bajo el gobierno de Lula (2003-2010) representa el "más atrevido y escandaloso caso de corrupción" en Brasil y 36 de los 38 acusados deben ir a la cárcel, incluido el poderoso exministro José Dirceu, dijo este viernes el fiscal ante la Corte Suprema.

La fiscalía pide "la expedición de las órdenes de prisión que caben (en esta causa) inmediatamente después de la conclusión del juicio", señaló el fiscal general de Brasil, Roberto Gurgel.

Durante cinco horas, Gurgel expuso las acusaciones contra 38 políticos, empresarios y banqueros, incluidos tres exministros de Lula y varios dirigentes históricos del PT (izquierda), el Partido de los Trabajadores que gobierna Brasil desde hace casi 10 años.

La fiscalía pidió la absolución, por falta de pruebas, de dos de los procesados: el exministro de Comunicación Luiz Gushiken y Antonio Lamas, extesorero del extinto Partido Liberal, una de las cinco formaciones implicadas en el escándalo.

En el llamado "juicio del siglo", Gurgel aseguró tener las pruebas suficientes para demostrar que en el primer gobierno de Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2006) operó un sofisticado esquema delictivo que compró apoyos en el parlamento.

"Fue sin duda el más atrevido y escandaloso caso de corrupción y de desvío de dinero público descubierto en Brasil", sostuvo Gurgel ante los 11 magistrados del Supremo Tribunal Federal (STF).

"Esto ocurría entre cuatro paredes, pero no en cuatro paredes comunes, sino en cuatro paredes de un palacio presidencial", afirmó.

Se trató de "una sofisticada organización delictiva, un sistema de enorme movimiento financiero al margen de la legalidad", que tenía como objetivo "comprar los votos de los parlamentarios", señaló Gurgel.

Detrás de todo estuvo Dirceu, afirmó el fiscal en referencia al exguerrillero de 66 años y exjefe de gabinete de Lula, quien renunció al gobierno y luego fue despojado de su escaño en el Congreso cuando estalló el escándalo en 2005.

"Puedo decir sin riesgo de cometer la más mínima injusticia que José Dirceu fue la principal figura (...), el mentor de la acción y su gran protagonista. Fue José Dirceu el que idealizó este sistema ilícito de la formación de la base parlamentaria de apoyo al gobierno", afirmó.

La red de corrupción estaba compuesta por un "núcleo político, un núcleo financiero y un núcleo operativo".

Sus actividades fueron denunciadas en 2005 por uno de los acusados, el exdiputado Roberto Jefferson (PTB, Partido Laborista Brasileño, centro), pero sus operaciones se remontan a la campaña de 2002 que llevó a Lula al poder por primera vez.