•   Buenos Aires  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un nuevo caso de tortura a un recluso de un penal bonaerense hace parte del incremento registrado en las denuncias por violaciones a los derechos humanos en cárceles de la mayor provincia de Argentina, según un informe de la Comisión por la Memoria, que reveló que en el 2011 fueron recibidas más de 7,000.

El caso conocido hoy corresponde a un preso de 32 años "brutalmente torturado" y "colgado de sus brazos durante ocho horas sin tocar el piso" en el penal de la localidad bonaerense de Florencio Varela el pasado 30 de julio, de acuerdo con la comisión provincial.

El recluso, que sufrió violaciones de sus derechos después de llevar diez días alojado en una celda de aislamiento "sin sanción alguna", se encuentra actualmente en el penal de la vecina localidad de San Martín, al que se le llevó el 2 de agosto tras la denuncia de la familia, en un caso que aún no tiene un fiscal designado.

"Al no estar designado el fiscal todavía no se le tomó declaración ni se pidieron pruebas. En este tiempo se han podido ocultar pruebas, se habrán trasladado detenidos y posiblemente hayan amenazado a posibles testigos", indicó hoy a Efe el presidente del Comité contra la Tortura provincial, Roberto Cipriano.