•   Alepo, Siria  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los rebeldes sirios se retiraron ayer jueves del principal barrio bajo su control en Alepo, segunda ciudad siria y enclave crucial del conflicto entre la rebelión y el régimen de Bashar al Asad.

El Presidente sirio, por su lado, nombró a un nuevo primer ministro para reemplazar a Riad Hijab, que desertó esta semana.

Los rebeldes del Ejército Sirio Libre, ESL, atrincherados en Alepo, pulmón económico del país en donde se registran combates desde el 20 de julio, anunciaron que se retiraron de su bastión de Salahedin, barrio que controlaban en esta ciudad que se convirtió en emblemático para su lucha, debido a los violentos bombardeos de las fuerzas del régimen.

“Hemos realizado un repliegue táctico de Salahedin. Ya no hay allí combatientes rebeldes, a causa de un bombardeo descomunal, y las fuerzas del régimen entraron en el barrio”, dijo Husam Abu Mohamad, comandante de la brigada Dera Ashahba del ESL.

Otro jefe rebelde, Wasel Ayub, comandante de la brigada Nur al Haq, precisó por la noche que cinco batallones del ESL seguían presentes en el barrio para facilitar la evacuación completa de los combatientes.

Wasel Ayub afirmó que los rebeldes “refuerzan” su “línea de defensa” al este de Salahedin sobre la base de un arco que va de Sukkari, al sur de este barrio, a Bustan al Kasr al norte pasando por Mashhad en el centro.

Por la noche los bombardeos continuaron contra los barrios rebeldes, precisó este comandante.

Ejército de Bashar avanza

En Damasco, una fuente de seguridad afirmó que “el Ejército avanza rápidamente en dirección a Seif al Dawla, pero la próxima batalla deberá ocurrir en Sukkari”, más al sur.

“Solo 10% de los refuerzos del Ejército fueron utilizados hasta ahora en la batalla”, agregó esta fuente que antes había indicado que 20,000 militares fueron desplegados en la región de Alepo para esta batalla presentada como crucial.

Casi 17 meses de violencia dejaron más de 21,000 muertos en el país según el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos, OSDH, una organización con sede en Gran Bretaña que dio cuenta además para este jueves 96 muertos en Siria, de los cuales 37 eran civiles.

El flujo de refugiados que huyen de la violencia crece cada día. Francia envió por avión un equipo médico militar para ayudar a los que se encuentran en la frontera con Jordania.

Las violaciones a los derechos humanos y de las leyes humanitarias condujeron “a un importante desplazamiento de población en Siria”, afirmó, en tanto, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos llamando a “las autoridades sirias y las partes implicadas en el conflicto a respetar las leyes internacionales”.

La agencia del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados estima que más de 276,000 sirios huyeron la violencia, principalmente hacia Jordania, Turquía y El Líbano.

Unos 2,200 refugiados cruzaron la frontera turca en las últimas 24 horas, según las autoridades turcas, que indicaron que los refugiados sirios ya son más de 50,000 en Turquía.

El presidente Bashar al Asad nombró este jueves al cargo de primer ministro a su ministro de Salud, Wael al Halqi. El lunes, un miembro del Consejo Nacional Sirio, CNS, principal coalición de la oposición, indicó que el primer ministro Riab Hijab y varios miembros de su familia desertaron el domingo por la noche.

Este fue el más alto responsable en romper con el régimen de Bashar al Asad. Según un portavoz en Ammán, Riab Hijab se habría unido a los rebeldes. Llegó el miércoles por la mañana a Jordania con su familia, según las autoridades jordanas.