• Washington, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • AFP

Varios sondeos publicados en los últimos días dieron ventaja al candidato demócrata a la reelección, Barack Obama, de cara a las presidenciales de noviembre, frente a su rival republicano Mitt Romney, que aún conserva algunas instancias para reconquistar votos.

Obama encabeza las encuestas a nivel nacional, y en la mayoría de la docena de estados indecisos que serán determinantes en la elección del 6 de noviembre, mientras Romney se dispone a hacer dos anuncios claves: informar su compañero de fórmula y su discurso durante la convención republicana.

Varios sondeos dan a pensar que parece haber funcionado la estrategia demócrata de haber erigido una imagen de Romney como rico empresario desentendido de las dificultades que enfrenta la clase media.

Asimismo, revelan que si bien los estadounidenses llevan años enfrentando problemas económicos y no esperan que Obama les brinde una solución de inmediato, son cada vez menos los que creen que Romney lo pueda lograr.

Una encuesta nacional de Fox News arrojó que Obama cuenta con un 49% de las intenciones de voto mientras que Romney, con el 40%, y otro estudio de CNN reveló que Obama se queda con el 52%, siete puntos por encima del exgobernador de Massachusetts.

Hasta 10 puntos arriba

Por otro lado, un estudio del centro especializado Pew Research la semana pasada señaló que Obama corre con una ventaja de 10 puntos porcentuales.

Las encuestas fueron realizadas tras arduas semanas para Romney, duramente criticado por su plan de medidas fiscales, así como declaraciones en su reciente viaje al exterior.

“Los acontecimientos de las últimas dos semanas parecen haber dinamizado a los votantes demócratas”, dijo el analista Daron Shaw, de Fox News.

Obama, además, parece sumar votos entre los electores independientes que suelen hacer inclinar la balanza en las elecciones en Estados Unidos.

Sin embargo, si bien los sondeos nacionales sirven para tener una idea de la opinión general, no reflejan todos los elementos determinantes en la elección, una batalla que se lleva a cabo estado por estado, y en la que es necesario conquistar 270 colegios electorales para llegar a la Casa Blanca.

Romney tiene dos instancias claves para volver a ganarse la confianza de los votantes: el anuncio de su compañero de fórmula, y cuando a fin de mes sea nombrado oficialmente como candidato presidencial por el Partido Republicano en la Convención de Tampa, Florida.

Además, en tres debates programados para octubre, Romney siempre podrá recurrir a criticar la gestión económica de Obama, que termina su mandato con un desempleo en 8.3%.