•   Varzeghan  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los equipos de rescate iraníes dieron ayer domingo por finalizadas sus operaciones de limpieza de los escombros en las localidades devastadas por el doble sismo de la víspera que dejó al menos 227 muertos y 1,380 heridos en el noroeste de Irán, según un nuevo balance.

“Desgraciadamente hay 227 muertos y 1,380 heridos”, declaró el ministro del Interior, Mostapha Najar, a la televisión estatal. “Los heridos han sido trasladados a los hospitales de Tabriz y de la región”.

Los responsables iraníes habían situado el balance de muertos unas horas antes en 250 muertos y 2,000 heridos.

“Las operaciones de rescate han finalizado (...) Ya no hay nadie entre los escombros”, declaró Hasan Ghadami, responsable de la célula de crisis del Ministerio del Interior.

“Unos 110 pueblos sufrieron daños y esperamos que no aumente el balance de las víctimas”, añadió.

Según otro responsable, doce pueblos con casas de ladrillo o de tierra han sido totalmente destruidos por los dos temblores que sacudieron el sábado, con solo diez minutos de diferencia, la región montañosa de Varzeghan, a unos sesenta km al noroeste de Tabriz.

Más de 80 réplicas

Desde entonces, más de 80 réplicas de importancia menor han golpeado la región que contabiliza más de 16,000 siniestrados.

La zona de la catástrofe cuenta con una población de 128,500 personas, la gran mayoría de las cuales viven en algo más de 530 pueblos, según un responsable local.

Testimonios en Bajé –Baj

En el pueblo de Bajé-Baj, con algo más de 400 habitantes, ha habido al menos 33 muertos, en su mayoría mujeres y niños. Los cuerpos están agrupados en el exterior.

Unas mujeres lloran y se lamentan junto a una veintena de cuerpos de familiares mientras que los hombres recurren las ruinas con aire desesperado.

“Trabajaba con mi tractor en la granja cuando sentí el temblor que me hizo caer”, afirmó a la AFP Ghanbar Mehdizade, agricultor de 40 años.

“Gracias a Dios, mi familia estaba trabajando conmigo en el campo” y no ha sido afectada, añade.

Otros no han tenido la misma suerte. En el pueblo de Mirza Alí Ghandi, Zeynab, una niña de 13 años, dice haber “perdido a su hermana mayor de 16 años y a su hermano de 8 años”.

El ministro del Interior, Mohamad Najar, visitó la zona devastada junto a la ministra de Sanidad y al jefe de la Media Luna “por orden del presidente” Mahmud Ahmadineyad “para evaluar la situación y organizar las operaciones”, según la agencia de prensa Mehr.

Los equipos de rescate y los de la Media Luna Roja, procedentes de 14 provincias del país, llegaron al lugar la víspera y distribuyen a la población afectada tiendas de campaña, mantas, ropa, alimentos y agua.

Según un portavoz de la Media Luna iraní, Hosein Derakhshan, “se han distribuido 5,626 tiendas y 18,000 latas de alimentos”.