•   La Gomera, España  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los bomberos españoles seguían luchando este lunes contra el fuego en la isla de La Gomera, en el archipiélago de las Canarias, donde miles de personas fueron evacuadas, mientras tanto, otro incendio causaba la muerte de dos bomberos en el sudeste del país.

Tras los fuegos forestales que el fin de semana devastaron miles de hectáreas en todo el país, las llamas continuaban avanzando en la pequeña isla de La Gomera, en el Atlántico, donde arrasaron una parte del parque natural de Garajonay, santuario de especies vegetales declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

El domingo por la noche, unos 3,000 habitantes de una región accidentada del suroeste de la isla fueron evacuados de pueblos invadidos por el humo.

Por turnos y en barcos, el único medio para poder abandonar la zona costera, unas 900 personas pudieron alcanzar San Sebastián de la Gomera, la principal localidad de la isla.

El lunes fue el turno de evacuar el pueblo de Vallehermoso, en el norte de La Gomera.

"El fuego se introdujo en el barranco de Valle Gran Rey, que se encuentra en la parte superior", explicó el alcalde de San Sebastián, Angel Luis Castilla, localizado por teléfono. Precisó que 300 personas estaban siendo evacuadas.

En medio de un calor aplastante, desde el pueblo se veían espesas columnas de humo en las montañas de la parte central de la isla, donde se encuentra el parque de Garajonay.

La lucha contra el fuego era particularmente complicada en las zonas de barrancos que bordean el parque, donde el humo se metía entre los relieves como si fueran chimeneas.

España, afectada por una sequía sin precedentes desde hace 70 años, registra este verano (boreal) incendios devastadores y sus espacios protegidos sufren particularmente. Este fin de semana, centenares de hectáreas también ardieron en el parque natural de Cabañeros, una importante reserva de fauna y flora en el centro del país.

La organización ecologista WWF España calculó que más del 65% de los incendios considerados importantes, es decir de más de 500 hectáreas, arrasaron este año zonas protegidas.

En el sureste del país, en la región de Alicante, dos bomberos murieron desde el domingo en la lucha contra el fuego y otros dos resultaron heridos.