•   QUITO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El gobierno de Ecuador respondería a partir de este lunes al pedido de asilo del fundador del portal WikiLeaks, Julian Assange, quien se encuentra refugiado en su embajada en Londres desde el 19 de junio para evitar ser extraditado a Suecia, donde se le acusa de abuso sexual y violación.

El canciller ecuatoriano Ricardo Patiño había declarado hace tres semanas que su país anunciaría su decisión sobre la petición de asilo de Assange después de terminados los Juegos Olímpicos de Londres.

"Tomaremos decisiones que no afecten nuestras relaciones con Gran Bretaña. Puede ser que sean distintas de la posición que tenga el gobierno británico, pero seremos prudentes para no afectar (...) los Juegos Olímpicos", dijo Patiño el 25 de julio pasado.

Assange, de 41 años y nacionalidad australiana, afirma que Suecia podría ser una etapa previa para su entrega a Estados Unidos, donde se le investiga por presunto espionaje tras la difusión en su portal de cables confidenciales del departamento de Estado y documentos sobre las guerras en Irak y Afganistán, por lo que teme ser condenado a muerte.

En las semanas recientes, la madre de Assange, Christine, estuvo de visita en Ecuador donde se reunió con el presidente Rafael Correa y se encontró también con el jurista español Baltasar Garzón, quien dirige la defensa de su hijo.

Aunque los funcionarios del gobierno de Correa han guardado silencio sobre la decisión que se tomará en este caso, el ex ministro de Relaciones Exteriores José Ayala consideró en conversación con la AFP que "dados los antecedentes y las declaraciones del presidente y del canciller, es probable que la conclusión a la que haya llegado el gobierno ecuatoriano sea la de otorgar el asilo".

Pero a la vez señaló que "Gran Bretaña probablemente no esté dispuesta a concederle el salvoconducto (para salir de la sede diplomática y viajar a Quito), por lo que el señor Assange tendría que permanecer en la embajada de manera indefinida".

Correa, quien esta noche ofrecerá una entrevista al canal público ECTV, dijo el pasado 3 de agosto que "estamos en contra de la pena de muerte" y que "Ecuador quiere mucho a Suecia, al Reino Unido, pero tomaremos una decisión soberana".