•   Buenos Aires  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El expresidente argentino Fernando de la Rúa (1999-2001) será el principal acusado en un juicio que se inicia el martes por presunto pago de sobornos en 2000 en el Senado para aprobar una reforma laboral, entre cuyos 400 testigos figura la mandataria Cristina Kirchner, entonces legisladora que votó contra la norma.

De la Rúa, de 74 años, llega al juicio procesado por el presunto delito de "cohecho activo agravado y malversación de caudales públicos", que prevé penas de hasta diez años de prisión.

El escándalo llevó a la renuncia al entonces vicepresidente Carlos Alvarez (centroizquierda) y constituyó el detonante de una severa crisis institucional, política y económica, que derivó en la renuncia de De la Rúa a finales de 2001, en medio de una rebelión popular que dejó una treintena de muertos.

Junto a De la Rúa, en el banquillo estarán su jefe de inteligencia, Fernando de Santibañes; el ex ministro de Trabajo Mario Flamarique; el exempleado del Senado, Mario Pontaquarto, quien hizo la denuncia del hecho, además de cuatro exsenadores, todos ellos acusados por el delito de cohecho.

El ex mandatario, actualmente fuera de la política, estaba enrolado en un sector conservador de la socialdemócrata Unión Cívica Radical (ahora oposición) y la aprobación de aquella ley, que eliminaba derechos laborales, era reclamada por el Fondo Monetario Internacional (FMI) como condición para mantener el apoyo financiero a su gobierno.