•   Damasco  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los rebeldes sirios afirmaron este lunes haber derribado un cazabombardero del régimen de Bashar al Asad, mientras que el ejército regular logró ingresar en otro barrio insurgente de Alepo, en el norte del país, donde se libraban intensos combates.

En momentos en que las fuerzas gubernamentales también bombardeaban los alrededores de Damasco, se difundían en internet vídeos que muestran a rebeldes sirios tirando cuerpos desde el tejado de un edificio o degollando a un hombre. Estas imágenes provocaron la indignación de ONG de derechos humanos y de militantes opositores.

"Con la ayuda de Dios, la Brigada Ahfad Mohamed" ("Los Nietos de Mahoma") (..) derribó un MiG 23 en Muhasen en la mañana del lunes", declaró el capitán Abul Laith, cuyo grupo forma parte del rebelde Ejército Sirio Libre (ESL).

"Fue alcanzado por proyectiles de 14.5 mm de una ametralladora antiaérea", afirmó por su parte Kasem Sadedin, portavoz del ESL.

Otro grupo rebelde, llamado "Juventud Revolucionaria de la Tierra del Éufrates", difundió un video por internet en el que se ve a un hombre con barba y camisa azul, rodeado por hombres armados, que dice ser "el coronel piloto Mufid Mohamed Suleimán", cuya "misión era bombardear la localidad de Muhasan", a 400 km al este de Deir Ezor (este de Siria).

Más temprano, la agencia oficial Sana había informado que un avión militar "tuvo un fallo mecánico durante un entrenamiento de rutina" y "no pudo continuar su vuelo debido a la avería".

También se difundieron en internet tres vídeos, cuya autenticidad y fecha no fueron confirmadas y que parecen haber sido filmados en la región de Alepo.

Uno muestra a una multitud gritando "Alá Akbar" (Dios es el más grande) junto a varios cuerpos que yacen en la calzada antes de que otras tres víctimas sean tiradas desde el tejado de un edificio.

En otro vídeo aficionado, un hombre, con los ojos tapados y las manos atadas detrás de la espalda, trata de resistir mientras que un grupo le obliga a tumbarse en la calzada.

Mientras se oyen también gritos de "Alá Akbar", un hombre aparece con un cuchillo, lo degüella y su sangre se extiende por la calzada. "Es la suerte de (...) aquellos que apoyan a Bashar", asegura el camarógrafo.