•   México  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El gobierno mexicano reforzó la presencia policial en el estado de Michoacán (oeste) con el envío de 600 agentes tras los duros enfrentamientos de la semana pasada con presuntos narcotraficantes, que bloquearon una zona que abarcaba cinco localidades.

"El gobierno federal reforzó la seguridad en el estado de Michoacán (...). El despliegue en curso integra a 600 elementos, 30 Carros Radio Patrulla, 20 vehículos blindados y un vehículo de enlace de comunicaciones", anunció el ministerio de Seguridad Pública en un comunicado.

Esta medida fue adoptada después de que el pasado viernes tuvieran lugar violentos choques en el municipio de Apatzingán (unos 500 km al oeste de Ciudad de México) a raíz de un operativo conjunto de la policía y el ejército en la zona que dejaron cinco presuntos narcotraficantes muertos y cinco policías heridos.

Los criminales reaccionaron a una incursión de las fuerzas de seguridad quemando una docena de vehículos y cruzándolos en las carreteras a modo de barricada y pese al fuerte despliegue policial y militar, que incluyó helicópteros Black Hawk, el enfrentamiento se prolongó durante varias horas.

Con el despliegue anunciado este lunes, la Policía Federal pretende implementar puntos móviles de control en distintas ciudades y reforzar los patrullajes conjuntos con los militares.